El valor de las marcas

Cuando hablamos de marca, hablamos de identificación y diferenciación. La marca se constituye como el intangible más importante con el que cuenta una empresa, capaz de generar su éxito en el mercado indistintamente del rubro en que se desarrolle.

blog_neg_br_14 jul

Una marca potente es un respaldo para la organización, genera mayor predisposición para la fidelidad de su consumidor y un soporte para el ingreso a nuevos mercados. Existen marcas íconos en el mundo, en el país y en nuestra ciudad. Por ejemplo, hablar de Inca Kola es referirnos a un lovemark peruano que ha sabido marcar un precedente y constituirse en la bebida nacional, a nivel de un símbolo patrio, indispensable como acompañante de nuestras comidas. Todo esto es producto de un trabajo planificado y de educar al consumidor año a año. A nivel provincias, en Trujillo tenemos un medio como el diario La Industria que nos acompaña generación tras generación, lo que permite esa identificación a tal punto de desarrollar un vínculo emocional e identidad, asociado con vivencias y aprendizaje; así como en Cajamarca las famosas rosquitas Campos.

La gestión de marca es una labor ardua que requiere a toda una organización enfocada en una filosofía y una identidad propia, de tal manera que se pueda construir un posicionamiento fuerte en la mente del consumidor. Sin embargo, no es fácil conseguirla. Requiere conocer al consumidor, tener un mensaje claro, reinventarse pero sin perder el enfoque del negocio. Para esto debemos tener bien claro el posicionamiento deseado, es decir, cómo ganar y conservar ese pequeño espacio único en la mente del consumidor y que hará de nuestra marca distinta a las demás. Todo esto sustentado en eso que hacemos bien y que nos diferencia, pero no solo basta con saber que eres bueno y hacer las cosas bien, tienes que saber comunicarlo y reforzar esa comunicación.

Se requiere una planificación del mensaje y de los medios más adecuados. El no hacerlo conlleva a lo que acabamos de obtener en el estudio de marcas trujillanas, en el cual no existe una marca posicionada en rubro calzado. Esto se debe a la no planificación de la marca, la improvisación de los nombres de marca y la falta de una visión de marketing capaz de generar esa relación con el cliente que otorgue valor a la misma, generando la no fidelización o la existencia de calzado foráneo de menor calidad con precio mayor. Como podemos ver, el construir una marca potente requiere una personalidad definida, un posicionamiento planificado y una experiencia que brinde el soporte para generar la identificación del cliente.

* Este post es una colaboración de Alonso Vílchez, coordinador de la carrera de Administración y Marketing de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

Si estás interesado en estudiar en UPN, déjanos tus datos y te contactaremos a la brevedad.

Un momento, estamos procesando la información ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *