Clases espejo: un camino de aprendizaje y encuentro

Cada vez que mis colegas departían sobre su experiencia en clases espejo, los felicitaba y aplaudía. En mi mente decía: “Ojalá no me elijan para esto porque es un trabajo adicional, implica demasiada responsabilidad y además debo involucrarme más con los estudiantes. Así es que mejor no”. Se ve que leyeron mi mente y este semestre 2015-1 me propusieron por primera vez realizar la aventura de una clase espejo con el país hermano de México. Y no solo una, sino dos.

upn_blog_neg_clase espejo_5 ago

He tenido la posibilidad de estar en el extranjero para estudiar y trabajar, y en Europa el nivel de estudio y las temáticas de clases como éstas siempre son recurrentes, citados en los mass media y en cada periódico mural de universidad. He visitado algunos países de Sudamérica por cuestiones personales y he prestado atención a esas experiencias que son tan valiosas como las europeas, sobre todo en Brasil. Esta vez el reto era conectarme con una sociedad que estimo mucho: la mexicana. Sin duda, el nivel de aprendizaje e intercambio con ellos ha sido enriquecedor y con un alto nivel de exigencia académica.

Puesta en marcha y ya en contacto con mis partners mexicanos de la Universidad del Valle de México, sede Villahermosa, se realizó el plan de trabajo y se socializó con los encargados. La primera cuestión fue decidir la clase de Administración más adecuada para esta experiencia. Tengo a cargo cuatro secciones, una mejor que otra, cada una con su particularidad y gracia. Seleccionada la clase, la segunda cuestión era comunicar a los “elegidos”. Al inicio, un poco de curiosidad. Luego, mientras iba explicando el trabajo a realizar, como que decían: “ay profe, mucho por hacer”, “profesora, se ve que nos quiere mucho –en tono de ironía y languidez- que nos da más por hacer”, “profesora, ¿vamos a tener más nota o puntos adicionales?”, y una serie de preguntas que tuve que aclarar hasta que desde el fondo se alzó una voz: “Gracias profesora por haber pensado en nosotros, no la vamos a defraudar.” Esto me animó más y me dio la seguridad que era el salón adecuado.

La tercera cuestión era explicar todo el trabajo realizado, dividir al salón en grupos y elegir al equipo central, que tendría el trabajo de revisión final. Dura elección pero fue acertada. La cuarta cuestión era la más trabajosa: asesorías dentro y fuera de clase, responder mensajes, video conferencias con los estudiantes y docentes mexicanos y preparación del material. Luego de todo ello, el 25 de mayo se dio lugar a la realización de la clase en vivo tanto en México como Perú para disertar sobre la creación de la empresa peruano-mexicana “InkaMex. Una exposición brillante de cada uno de los estudiantes y conclusiones del trabajo realizado. Agradezco el trabajo en conjunto con el profesor José Luis Umaña, su sabiduría y experiencia ha enriquecido mi conocimiento, mi vida como docente y mi vida personal. Con seguridad, es un maestro a quien seguir.

Cumplido el primer reto, se me propuso la segunda clase espejo con la sede Coyoacán de la Universidad del Valle de México. Esta vez se efectuó una simulación de internacionalización de una empresa mediana peruana a Brasil. Seguimos la metodología anterior y el 2 de julio se llevó a cabo la exposición de los trabajos realizados. Cada equipo presentó los temas asignados y se selló con las palabras finales del simulador en portugués. Una grata experiencia de compartir y de encuentro con Alejandra Teomitzi, una gran maestra con conocimientos de primera en temas de internacionalización empresarial y una amiga hoy en día.

Creo que en mi vida personal y profesional he asumido retos que siempre han implicado sacrificio, ánimo, fracaso, alegría, pero sobre todo trabajo y perseverancia; y en ese sentido la clase espejo ha llevado consigo todo lo anterior. Por ello un merecido reconocimiento a la Universidad Privada del Norte por esta oportunidad de internacionalidad, a la Universidad del Valle de México de las sedes Villahermosa y Coyoacán por los excelentes maestros con los cuales hemos formado un gran equipo y una bella amistad; a Augusto Javes Sánchez, director de la Facultad de Negocios por la confianza y aprecio hacia mis estudiantes y a mi persona; a Lucero Flores, Carolina Rodríguez, Anabell Monzón de Servicios Globales de México y Perú, por su apoyo y preocupación  constante; y a cada uno de mis estudiantes por su paciencia y esfuerzo para hacer un team de éxito.

Y finalmente, como decía Madre Teresa de Calcuta: “El bien que haces hoy, a menudo será olvidado mañana. Haz el bien de todas formas. Da al mundo lo mejor que tienes y puede que jamás sea suficiente. Da al mundo lo mejor que tengas, de todas formas”.

Lo mejor que podemos dar al mundo actual es la educación -en su dimensión más alta y humana-, de tal forma que nuestros estudiantes puedan ser varones y mujeres de bien, hombres que dejen una huella en la senda de la vida, hombres protagonistas de su destino, protagonistas de su historia.

* Este post es una colaboración de Ángela Giovana Maza Chumpitaz, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *