Ciencia y tecnología: todo comienza por explorar la causa de los problemas y proponer soluciones

Con ocasión del Día Mundial de la Ciencia y Tecnología, nuestro decano Gustavo Kato recomienda estimular el interés de niños y jóvenes por este campo animándolos a analizar los problemas y encontrar alternativas de solución.

ciencia y tecnología

Incentivar a los niños a buscar alternativas de solución a los problemas despierta en ellos el interés por la ciencia y la tecnología.

En muchos países se celebra el Día Mundial de la Ciencia y la Tecnología el 10 de abril. Esta fecha fue establecida por la UNESCO en honor al nacimiento del Premio Nobel de Medicina Bernardo Houssay. Como sabemos, en el Perú estamos muy atrasados en los temas de ciencia y tecnología y sobre esta brecha se ha escrito bastante. De manera que mi propuesta va en el sentido de lo que deberíamos hacer para poder mejorar en estos importantes campos en el Perú.

Primero, aceptemos la realidad. En una lectura rápida del Currículo Nacional de Educación Básica encontramos que de 29 competencias que busca formar el currículo, solo 3 están relacionadas directamente con el desarrollo del pensamiento científico y tecnológico (competencias 20, 21 y 22). Y revisando la organización y distribución del tiempo semanal de educación primaria, de todas las horas asignadas de estudio solo el 12.2% son horas dedicadas a ciencia y tecnología. Cabe anotar que, para la educación secundaria, el porcentaje disminuye a un 11.4%. Entonces, es claro que por el lado de la educación regular no llegará el impulso hacia la ciencia y la tecnología.

Dada esta realidad, ¿Qué podemos hacer para inculcar el interés por la ciencia y por la creación de tecnología en los niños y jóvenes? ¿Cómo podemos inculcar el pensamiento científico?

Para empezar, podemos dedicarles tiempo entablando una simple conversación en donde las preguntas claves sean: ¿por qué? y ¿cómo? Los científicos buscan la verdad preguntándose las razones por las cuales suceden los fenómenos naturales, de modo que para fomentar el pensamiento científico debemos promover que niños y jóvenes se pregunten el porqué de las cosas y vayan en busca de las respuestas o que al menos planteen sus teorías. Por otra parte, los creadores de tecnología piensan la forma de solucionar problemas, así que para incentivar el pensamiento tecnológico debemos promover que niños y jóvenes piensen en cómo solucionar los problemas, por más simples que sean. Dejarlos plantear sus ideas.

«Dedicando unos minutos a nuestros niños y jóvenes para indagar sobre el porqué de las cosas, podemos generar en ellos esa chispa interna hacia la ciencia y la tecnología»

¿Es difícil entablar estas conversaciones? No. ¿Toma tiempo completar estas conversaciones? Sí. Pero creo que vale la pena hacerlo. Como experiencia personal, les puedo contar una conversación de este tipo que tuve con mi hijo cuando tenía 6 años. Un día vino con una rueda que se había desprendido de su auto a control remoto. En vez de pegar la pieza y terminar con el problema, le pedí que se tomara unos minutos para pensar. Le dije: “Se ha roto la pieza, ¿cómo podemos pegarla?” Él me dijo: “Con cinta” y se fue corriendo a traer un pedazo de cinta. Yo sabía que no iba a funcionar, pero igual tenía que dejarlo intentar porque parte importante del proceso de aprendizaje es equivocarse. Pegó lo mejor que pudo y probamos mover el auto. Como era de esperarse, se salió nuevamente la rueda. Le pregunté: “¿cómo podemos pegarla más fuerte?” Él me respondió: “Con goma”, y se fue a traer la goma que tiene en su escritorio. Esperamos un rato a que seque la goma y probamos mover el auto nuevamente. La rueda se volvió a salir. Le volví a preguntar: “¿cómo podemos hacer?” Él me respondió: “Vamos a pedirle a mamá que lo arregle”. Yo le dije: “No hijo. Pídele a mamá el pegamento fuerte para plásticos, ella sabe dónde está”. Así que se fue corriendo y regresó con el pegamento. Pegamos la rueda, esperamos y probamos. Y tuvimos éxito esta vez. Un problema que se podía solucionar en tres minutos se volvió un proceso de aprendizaje que duró veinte minutos. Pero valió la pena, definitivamente que sí.

Dedicando unos minutos para tener estas conversaciones, y aunque no tengamos las respuestas, podemos generar en nuestros niños y jóvenes esa chispa interna hacia la ciencia y la tecnología con la esperanza de que algún día ellos tengan que tomar las decisiones que verdaderamente generen un cambio para el desarrollo de la ciencia y la tecnología en el Perú.

¡Feliz día de la Ciencia y la Tecnología!

*Este post es una colaboración de Gustavo Kato Ishizawa, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre ciencia, tecnología y nuestros logros en investigación ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *