Malala y una educación para la paz

malala estudios generales

Hace cuatro años, el 9 de octubre de 2012, un grupo de terroristas talibanes disparó sobre unas niñas que regresaban de la escuela a sus hogares en el valle de Swat, en Pakistán. Uno de los talibanes, antes de realizar el disparo, pronunció a viva voz: “¿Quién es Malala?”, pero -como suele ser en estos actos llenos de violencia e irracionalidad- no tuvo respuesta. Sin embargo, su objetivo sí fue alcanzado por una de las balas. La noticia de este atentado recorrió rápidamente el mundo entero: Malala Yousafzai, una niña pakistaní de 15 años que desde hace unos años había defendido el derecho a la educación de las niñas, había sido herida.

Un año después, luego de recuperarse progresivamente del atentado, esa niña dio uno de los discursos más motivadores de la historia frente a los líderes mundiales reunidos en la sede central de la Organización de Naciones Unidas. Una de sus frases iniciales fue:

“El 9 de octubre de 2012 los talibanes me dispararon en la cabeza. Dispararon también a mis amigos, pensaron que con sus balas nos callarían para siempre, pero fracasaron.” (2013)

A través de estos últimos años, la voz de Malala ha resonado cada vez más en los diferentes pueblos del mundo. Se ha unido en un reclamo honesto y auténtico por la educación de niños y niñas, por la igualdad y la libertad. Los premios conseguidos, incluso el mismo Nobel de la Paz (2014), han sido aprovechados por ella para enviar su mensaje cada vez más lejos y comprometer a los gobernantes del mundo en una defensa y mejora de la educación.

En el libro Yo soy Malala (2015), podemos encontrar una serie de detalles biográficos, pero además se puede observar la riqueza cultural e histórica de su pueblo. Por un lado, se observa la tenacidad y perseverancia educativa de Malala, pues claro está, es una buena estudiante, no solo porque obtenga buenas notas, sino porque se apropia del conocimiento y lo hace suyo. Por otro lado, se puede observar la cultura paquistaní, creencias, costumbres. Un excelente libro para comprender la situación política y social de Pakistán.

Malala se revela, tanto en los libros como en sus apariciones públicas, como una persona religiosa que realiza oraciones y agradece a dios, pero en su mente no hay contradicción ni disputas en torno a qué dios. Para ella todos enseñan lo mismo o algo parecido. En el citado discurso del año 2013, comentó que no imagina una represalia contra su atacante, pues ella trata a las personas con la compasión que ha aprendido “de Mahoma -el profeta de la misericordia-, Jesucristo y Buda”. Solo una persona con un alto sentido de lo humano y elevada inteligencia llegaría a una conclusión como esta. Pero, ¿cómo una persona puede llegar a tal nivel de comprensión de la condición humana? Gracias a la educación.

Para Malala la educación debe estar fundada en el aprendizaje pleno de las diferentes ramas del conocimiento humano, para poder integrarlo bajo una mirada de comprensión amplia. Además, podemos desprender de su mensaje que entiende la educación en su sentido clásico, pero también está de por medio el conocimiento de uno mismo. El hecho de saber quiénes somos, de reafirmar nuestra identidad, nos abrirá la posibilidad de defender nuestros derechos y reclamarlos. Reafirmando nuestra identidad podemos tener una voz propia, original. La educación y la libertad en una sociedad democrática son los únicos elementos que necesitamos para cambiar el mundo.

El filósofo alemán Immanuel Kant decía:

Inteligencia, ingenio, discernimiento y como quieran llamarse los demás talentos del espíritu, o coraje, tenacidad, perseverancia en las resoluciones, como cualidades del temperamento, sin duda son todas ellas cosas buenas y deseables en más de un sentido; pero también pueden ser extremadamente malas y dañinas, si la voluntad que debe utilizar esos dones de la naturaleza, y cuya peculiar modalidad se denomina por ello carácter, no es buena. (2012: 79).

Una buena voluntad, un buen carácter, es capaz de cambiar el mundo. Efectivamente, una auténtica educación -como la promueve Malala- está formada en los conocimientos y también en un alto sentido de compasión por la humanidad.

NOTA: Malala Yousafzai participará como expositora en el World Business Forum, organizado por Laureate International Universities.

*Este post es una colaboración de Christian Córdova Robles, docente de la Facultad de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

Bibliografía:

Guggenheim, D. (Dirección). (2015). Él me llamó Malala [Película].

Kant, I. (2012). Fundamentación para una metafísica de las costumbres. Madrid: Alianza Editorial.

ONU. (2013). Día de Malala: una educación para todos los niños. Recuperado el 1 de Octubre de 2016, de http://www.un.org/content/es/_vidout/video1060.shtml

Yousafzai, M., & Lamb, C. (2015). Yo soy Malala. Madrid: Alianza Editorial.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *