Flipped Learning: el estudiante en el foco

Hace algunos años una pieza publicitaria hacía alusión a la carreta para indicar que si no se adquiría un determinado servicio, el consumidor vivía en el pasado, en la antigüedad. Desde entonces en la tribu a la que pertenezco, el marketing, se utiliza la expresión «eso que tú haces es de la época de la carreta» para indicar que el producto ha quedado desfasado.

upn_blog_hum_aula invert_31 ago

Compartir mi conocimiento y experiencia laboral fue durante muchos años una aspiración. Mientras me desempeñaba en la gerencia de ventas de una compañía multinacional fui capacitado por un experto cubano que fugó en balsa a Estados Unidos y llegó a ocupar un alto cargo en dicha compañía. Gracias a él conocí el término «facilitador» –definición en la que mejor encajo-, y con los años creamos bajo este concepto una escuelita de ventas dentro de la empresa.

Para ser un facilitador universitario he seguido la política formativa de UPN: un amplio programa de capacitación. En uno de ellos, una participante escribió en el foro: «En verdad que este módulo que estamos siguiendo está bueno, pero acá en mi país estoy haciendo uno que es un disparo en la cabeza, me ha destapado el cerebro. Yo que me creía actualizada y moderna, me he dado cuenta que estoy en nada. Les recomiendo Flipped Learning o Aula Invertida». Investigué sobre el método en Google y tuve la suerte de que en mayo del 2015 Laureate International Universities organizara uno.

En gratitud a UPN esta nota tiene por finalidad invitar a que los facilitadores se involucren en el uso de aquella metodología. Así que considere seguir este curso si:

– Usted es un docente que habla más de diez minutos en clase presencial.

– Usted es quien desarrolla la clase presencial y no los alumnos.

– Usted pone un PowerPoint y expone como un conferencista.

– Usted piensa que todas las tareas deben ser calificadas.

– Usted no entiende la función de 4HNP.

– Usted no incluye la música y el color en sus cursos.

Si es así, lo recomendable es ponernos al día. El quehacer académico no puede abordarse bajo las mismas premisas de décadas pasadas. El mundo ha cambiado y con él las expectativas y la forma en que los jóvenes se aproximan al conocimiento. A partir de esta realidad, las metodologías de enseñanza-aprendizaje resultan clave en el propósito de garantizar experiencias de éxito, y una que puede ser de mucha utilidad para nosotros es el método Flipped Learning, que podríamos traducirlo como Aprendizaje Invertido.

Flipped Learning es un enfoque pedagógico en el que la instrucción directa se mueve desde el espacio de aprendizaje colectivo hacia el espacio de aprendizaje individual. Esto genera un ambiente dinámico e interactivo donde el docente guía a los estudiantes para participar creativamente en su aprendizaje. De esta manera, el educador anima a los estudiantes a aplicar conceptos y a participar creativamente en la materia a desarrollar. (Flipped Learning Network (FLN), 2014).

Muchos docentes y universidades están experimentando con el concepto Flipped Learning y la red Laureate no es la excepción. Este modelo admite que los estudiantes vean videos instructivos, desde la comodidad de su casa y a su propio ritmo, mientras interactúan mediante discusiones online con su instructor y compañeros. Los conceptos son luego afianzados en el aula de manera presencial, con discusiones guiadas por el docente.

Estos son algunos de los principales beneficios del modelo Flipped Classroom:

  1. Permite a los docentes dedicar más tiempo a la atención de la diversidad.
  2. Es una oportunidad para que el profesorado pueda compartir información y conocimiento entre sí, con el alumnado, las familias y la comunidad.
  3. Proporciona a los estudiantes la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos generados o facilitados por sus profesores.
  4. Crea un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.

La imagen que acompaña el presente artículo resume mi filosofía de enseñanza: si el estudiante quiere, el estudiante aprende; si atiende, entiende; de él depende, él es el responsable. Aula invertida tiene que ver con este pensamiento. Luego de participar en un curso sobre Flipped Learning, considero importante que los docentes cuenten con una pauta para sacar el máximo provecho de esta metodología.

Debo mencion antes de terminar a Silvia Lavandera, Eva Ropero y Esther Alva, docentes de la Universidad Europea de Madrid,  y a Luciano Letelier, de la Universidad Andrés Bello, pues sin sus enseñanzas este artículo no habría existido.

* Este post es una colaboración de Fernando Céspedes Pais, docente de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Andrés Piñeiro dice:

    Interesante artículo, estimado Fernando. Espero conversar más detenidamente sobre el método. Saludos cordiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *