Mujer fatal: del cine francés al cine negro

cine francés mujeres fatales comunicaciones

Los personajes conocidos como “mujeres fatales” han sido representados por grandes actrices en la historia del cine. Lo que más se recuerda de películas como Atracción fatal (1987) y Bajos instintos(1992), por ejemplo, son los irresistibles personajes femeninos interpretados por Glenn Close y Sharon Stone respectivamente. Pero, ¿cuál es el origen de este elemento tan contundente y atractivo en la pantalla grande?

Recordemos que a la mujer fatal del cine se le conoce como “femme fatale”, en francés. Este tipo de personaje cinematográfico se consolidó en Francia durante el siglo pasado, en la década de los treinta, cuando un grupo de realizadores instauró el movimiento de vanguardia conocido como realismo poético francés. Este movimiento surgió como respuesta al imperio fílmico mundial de Hollywood y a otros movimientos artísticos de renombre como el expresionismo alemán. Las películas del realismo poético eran mayormente melodramas con un profundo mensaje social, filmados en grandes estudios. En esta época sobresalieron realizadores como Jean Renoir y Marcel Carné, entre otros, en cuyas películas se rinde culto al amor trágico y al sacrificio del héroe. En este contexto, así como en el cine policial, sobresale la figura de la villana, elegante, inteligente, audaz, cruel y despiadada que utiliza su belleza para conseguir todo lo que se propone. (1)

El cine americano, sin embargo, robó el personaje al cine francés y lo convirtió en universal. Al tener que modificar por ley los guiones de sus películas que rendían abiertamente culto a los gánsteres, el género se reinventa en el cine negro en los años cuarenta. Curiosamente, llamado así por los norteamericanos -“film noir”-, en francés. Así la femme fatale encuentra en el cine negro un espacio ilimitado de posibilidades, en ese mundo oscuro, gris, de crimen, corrupción y finales trágicos. Se convierte en el arma de las mafias, de los servicios de espionaje o simplemente en una asesina enferma de celos. Su misión será atraer de cualquier forma al protagonista, arrastrándolo hacia la perdición. Es aquí donde actrices de fama mundial como Rita Hayworth, Lauren Bacall, Ava Gardner o Barbara Stanwyck crearon el mito de la femme fatale o vampiresa, como se le conoce en nuestro medio.

El cine francés, aún bajo ocupación alemana, seguiría aportando mujeres fatales en los años cuarenta. Por ejemplo, con la actriz española María Casares en Las damas del Bosque de Bolonia (1945) de Robert Bresson.

Felizmente hasta hoy, el cine sigue recreando este enigmático, maravilloso y seductor personaje.

(1)    La película de Marcel Carné El muelle de las brumas (Le quai des brumes, 1938) clásico ejemplo de realismo poético francés, probablemente sea una de las primeras en presentar el personaje de “mujer fatal” y también una fuerte inspiración para lo que vendría a ser el cine negro norteamericano. El film presenta un ambiente oscuro, gris y nublado (Panamá) en el que el personaje masculino es atraído hacia el mal por una bella mujer, interpretada por Michelle Morgan.

*Este post es una colaboración de Néstor Rivera-Gutiérrez, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (10 valoraciones, promedio: 2,90 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *