Recaudación tributaria y la necesidad de formalizar para mejorar los servicios públicos

Alrededor de un 70% de la economía nacional es informal. En consecuencia, el Estado no cuenta con los ingresos suficientes para prestar servicios de buen nivel.

Recaudación tributaria y la necesidad de formalizar para mejorar los servicios públicos

Según el INEI, 51% de los peruanos que trabajan tienen un empleo informal. (El Comercio)

En el año 2018 la recaudación tributaria en el Perú ascendió a S/. 104,590 millones, siendo la mayor en los últimos cuatro años. Ello se debe al incremento de la recaudación del Impuesto General a las Ventas (IGV) y el Impuesto a la Renta (IR), toda vez que en 2018 no se presentaron fenómenos climatológicos como sucedió en 2017, logrando así que MYPES y grandes empresas puedan obtener mayores ventas y con ello el Estado un mayor ingreso tributario. A ello suma que la presión tributaria fue de 14.1%, tasa superior en los últimos tres años.

Sin embargo, se debe considerar el elevado nivel de informalidad en el Perú, que no permite mejorar los índices de crecimiento. La informalidad se pude definir como todo aquello que está al margen de la ley. Vendedores ambulantes, mineros ilegales, profesionales independientes, transportistas informales incurren en este tipo de prácticas debido a que sus bajos niveles de ingreso o productividad les impide acceder a la formalidad o porque no desean efectuar el pago de impuestos.

Las cifras del sector informal son impactantes. Así, 7.1 millones de unidades productivas aportan el 18.6% del Producto Bruto Interno (PBI, importante indicador económico que nos muestra la producción de bienes y servicios finales de una economía). En pocas palabras, casi 3 de 4 trabajadores de la población económicamente activa (PEA) se desempeña en el sector informal. Un dato curioso según el INEI es que 56.1% de las personas que trabajan cuentan con un trabajo informal y 16.5% tienen un empleo informal en el sector formal.

¿Por qué es importante la formalización de la economía y los trabajadores? La respuesta es sencilla: las personas que no se encuentran en el sector formal no pagan impuestos o realizan el pago de servicios a Essalud, pero pueden acceder a los beneficios de los servicios públicos como es el caso del Sistema Integral de Seguro (SIS), puentes, parques, educación y más, servicios costeados por la población formal. Esto se traduce en los servicios de baja calidad que brinda el Estado, ya que no logra cubrir los costos operativos por falta de ingresos. En ese sentido, es importante tributar para contar con mejores servicios públicos.

El Estado, entonces, necesita formalizar a los informales. ¿Cómo hacerlo? ¿A qué costo? ¿Qué incentivos se deben crear? La tarea debe realizarse en el menor plazo posible, puesto que no se puede seguir presionando a la parte formal para poder obtener ingresos. Si bien la informalidad logra que la población tenga ingresos para vivir, solo es a un corto plazo y no permite que el Estado tenga mayores ingresos, el cual podría incluso reducir la base tributaria y con ello beneficiar a todos.

*Este post es una colaboración de Arthur Serrato Cherres, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre tributos, economía y otros temas de negocios ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

1 respuesta

  1. Luis Arias dice:

    Excelente aporte!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *