Ocio, tiempo libre y turismo: vínculos y razones

ocio, tiempo libre y turismo: vínculos y razones

Conforme a la doctrina turística, estos tres términos tienen una estrecha relación. Considero que la esencia del fenómeno del turismo es el ocio. Esta palabra se deriva del griego “schole” o “skholé”, término que se puede emplear con los siguientes significados: tiempo desocupado, tiempo libre, estar liberado del trabajo o estar libre de una obligación.

El ocio

De acuerdo con el movimiento Nuevo Tiempo Libre, el ocio debe entenderse, en su significado aristotélico, como una condición o estado interno que busca el equilibrio y la armonía del individuo. La armonía individual debe, a su vez, manifestarse para inducir el aumento de la armonía con el medio ambiente. Entonces, “el ocio será entendido como una condición o estado interno creativo…”

En consecuencia, el ocio como sustento del turismo constituye un concepto y una realidad esencial para incorporar en el proceso de planificación de esta actividad. De esta forma se está involucrando integralmente al ser humano, que hace del turismo su instrumento de desarrollo personal, y a la sociedad, que lo convierte también en instrumento de sus necesidades y expectativas.

Del mismo modo, al considerar el ocio como esencia del turismo se está participando en un amplio esfuerzo por privilegiarlo socialmente, rechazando el que sea “la madre de todos los vicios”, “el hacer nada”.

El tiempo libre

El filósofo Sebastián de Grazia, autor de la obra Tiempo, trabajo y ocio, dividía las 24 horas del día de la siguiente manera: tiempo de trabajo, tiempo relacionado con el trabajo, tiempo de subsistencia (comida, horas de sueño, compras, cocina, tratamiento médico, etc.) y, por último, uso del tiempo libre.

Según de Grazia, el tiempo libre es antónimo del tiempo de trabajo y, por tanto, es un tiempo no productivo al que se le da un contenido o un uso diferente del habitual. El tiempo libre es un tiempo desocupado.

El sociólogo francés Joffre Dumazedier considera que el tiempo libre “es un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede entregarse de manera completamente voluntaria, sea para descansar, sea para divertirse, sea para desarrollar su información o su formación desinteresada, su participación social voluntaria, tras haberse liberado de sus obligaciones profesionales, familiares y sociales”.

Por otro lado, Frederic Munné define al tiempo libre como “aquel modo de darse el tiempo personal que es sentido como libre al dedicarlo a actividades autocondicionadas de descanso y recreación para compensarse, y en último término afirmarse la persona individual y socialmente”.

Munné señala que “ese tiempo es un tiempo de libertad, para la transformación del hombre, no de las cosas, ya que esto corresponde estrictamente al trabajo”.

En síntesis, el tiempo libre, cuya esencia es el ocio, viene a ser el tiempo disponible para dedicarlo a un uso condicionado por los intereses de cada persona, entre ellos el turismo.

*Este post es una colaboración de Iván La Riva Vegazzo, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (2 valoraciones, promedio: 1,50 de 3)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *