MIPYMES: ¿Fue exitosa la digitalización de los pagos durante la pandemia?

En el Perú se agrupa a las empresas por su dimensión. Así, tenemos de las más pequeñas a las más grandes: microempresa, pequeña empresa, mediana empresa y gran empresa.

Se estima que existen en el país 2 ‘130, 127 microempresas, lo cual representa el 96.3% del total de empresariado en el país. En esa línea, tenemos también 79,143 (3.6%) pequeñas empresas, 2,711 (0.1%) medianas empresas y 9182 (0.4%) grandes empresas. Por lo tanto, las  MIPYME (micro, pequeña y mediana empresa) representan el 99.59% de las empresas en el país (Ministerio de la Producción, 2019).

Su volumen y dinamicidad las hace importantes. Según CONFIEP, las MIPYME son el principal motor de la economía peruana, ya que genera empleo para más de 7 millones de peruanos, es decir, el 45% de la PEA, lo que representa el 21% del PBI nacional (CONFIEP, 2021).

Impacto de la COVID-19 en las MIPYMES

Desafortunadamente, el impacto de la COVID-19 generó la disminución del Producto Bruto Interno (PBI) en -11,0% en 2020, explicado por la reducción del consumo de las familias, la caída de la inversión bruta fija y el comportamiento negativo de las exportaciones de bienes y servicios (Banco Central de Reserva del Perú, 2020). Dicha contracción ha sido para las MIPYME un golpe tan duro de asimilar que para muchas ha implicado tener que adaptarse a la coyuntura o, peor aún, abandonar el mercado.  

Actualmente la COVID-19 se encuentra en etapa de mitigación: la gradual reapertura de actividades económicas, asociada al apoyo al sector empresarial, así como la ampliación de subsidios gubernamentales a las familias más vulnerables, coadyuvaron a una menor contracción del PBI.

No obstante, resulta evidente que la pandemia conllevó a las MIPYMES a volcarse a opciones que les permitan permanecer en el mercado. Así, algunas cambiaron de rubro y otras optaron por cambiar su estrategia para llegar a su público objetivo. Mostraremos a continuación como las MIPYMES se valieron de la digitalización en los pagos para optimizar su oferta, al ofrecer mecanismos que eviten las aglomeraciones y el contacto en sus transacciones.

Digitalización de los pagos en tiempos de pandemia

Para los emprendedores la digitalización de los pagos representó un importante reto a conquistar, ya que el mercado se había direccionado a realizar compras online mediante mecanismos digitales. Así, ha sido fundamental el desarrollo de canales digitales, como banca por internet (operaciones bancarias que se realizan en la página web de una entidad financiera a través de una computadora), banca móvil (transacciones financieras de forma remota mediante aplicativos en un dispositivo móvil), dinero electrónico (dinero almacenado en soportes electrónicos, tales como teléfonos móviles o tarjetas prepago, asociados a una cuenta de dinero electrónico cuyo titular es el contratante), billetera digital (aplicación móvil vinculada a una cuenta de ahorro del titular que permite realizar pagos y cobros, sin necesidad de efectivo o tarjetas), pagos a través de POS (dispositivos que facilitan el pago en establecimientos mediante el uso de una tarjeta de débito o de crédito sin necesidad de portar efectivo) y QR (códigos de respuesta rápida (QR), conocidos también cómo códigos de barra en 2D, para realizar pagos mediante un dispositivo móvil, sin necesidad de efectivo ni tarjeta de débito o crédito), entre otros.

Ahora bien, respondiendo a la pregunta que da título al presente artículo, las MIPYMES han logrado el éxito al reconocer las ventajas y desventajas de cada una de estas opciones. En efecto, en un contexto de crisis sanitaria, nuestro país se posicionó como uno de los países de la región con mayor crecimiento en el volumen procesado por medio de pagos digitales (663%) en el 2020; mientras que Colombia creció 441% y Chile 234% (El Peruano, 2021).

Sin duda, para el Perú la pandemia ha sido un revés importante. Hemos sido, con diferencia, el país más afectado de la región. No obstante, también es cierto que los emprendedores han sabido mitigar los efectos de la COVID-19 en el mercado, aprendiendo y contratando los servicios que les han permitido viabilizar el empleo de pagos digitales.

*Este post es una colaboración de Jorge Antonio Machuca Vílchez, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

Te invitamos a conocer más sobre la Facultad de Negocios UPN y también revisar nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *