“Aprender con personas de otros países es enriquecedor”

Estudiar en otro país ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Al inicio sentía cierta incertidumbre ya que nunca había visitado Europa y no sabía cuál era la metodología de enseñanza y pensaba que todo sería diferente.

upn_blog_serv glob_angélica cotillo_10 jun

Hacer la documentación necesaria me tomó un tiempo pero no fue muy complicado. El apoyo por parte de la Universidad Privada del Norte y Elena Sánchez, coordinadora de Servicios Globales, fue de mucha ayuda, ya que me proporcionaron información sobre los países en los que se puede realizar intercambio y todos los pasos que hay que seguir para aplicar a la universidad elegida. Una vez que conseguí la visa todo fue más sencillo.

Cerca de la UEM hay muchos lugares para estudiantes e incluso la misma universidad proporciona alojamiento dentro de su campus. Es una institución que cuenta con todo lo necesario para el desarrollo de cada actividad y los docentes tienen una amplia experiencia.

Estudiar aquí me ha permitido conocer gente de distintos países, desde personas de Ucrania, Alemania, Francia, Israel y Rusia hasta gente de México, Brasil, India e incluso Corea. Estar cerca de estudiantes de diferentes nacionalidades y culturas me ha permito saber un poco más sobres sus países y sus puntos de vista con respecto a diversas situaciones.

También tuve que aprender a trabajar con ellos en equipo, lo que podría parecer algo complicado por sus diferentes procedencias, pero más bien resultó ser un encargo realmente enriquecedor.

Estar en la Universidad Europea me ha permitido también mejorar mi inglés, ya que podemos llevar cursos en este idioma. Al tener tantos compañeros de países tan distintos, este es el idioma en el que nos podemos entender mejor. Esto también ha despertado mi interés en aprender nuevos idiomas -actualmente estudio francés dentro de la universidad-, ya que los idiomas son muy importantes en Europa.

Estudiar fuera te permite crecer como persona, ser más independiente, tomar tus propias decisiones y también aceptar las consecuencias de cada una de ellas. Y sobre todo aprender, tanto nuevos conocimientos como cosas de la vida diaria.

Lo que leemos, lo que nos enseñan los profesores y nuestra familia es solo una parte de todo lo que hay por descubrir. Es necesario salir de nuestra zona de confort y adaptarnos a una situación distinta.

* Este post es una colaboración de Angélica Cotillo Pérez, estudiante de la carrera de Negocios Internacionales de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *