André Agassi: el juego continúa

agassi estudios generales

La analogía entre el deporte y la vida es un lugar común, un símil constantemente empleado. Se valora la tenacidad, el empuje del deportista. Además, hay que admitirlo, anhelamos los beneficios que brinda la fama, la gloria de un deportista de élite. No obstante, pocas veces escuchamos de los sacrificios que realizan en búsqueda de alcanzar sus objetivos, en una carrera plagada, muchas veces, de altibajos. Por otro lado, desde una perspectiva “pseudo – intelectual”, el deportista es cualificado como si de una máquina se tratase, solo hecha para el desgaste físico, desconociendo la estrategia e inteligencia que supone superar escollos a cada momento y dar más de uno, en situaciones límite y tomar decisiones en fracciones de segundo. Andre Agassi, en su autobiografía titulada Open, emplea también esta analogía y nos dice, desde adentro: “Ventaja (advantage), servicio (service), falta (fault), quiebre (break)… los elementos básicos del tenis son los de la existencia cotidiana, porque todo partido es una vida en miniatura”.

Y así fue durante su propia vida, en su propia secuencia de “games”. Una vida cargada de “extremos opuestos” que debemos reconciliar en nosotros mismos: “Ganar y perder, amar y odiar, abrir y cerrar (open and closed)”. En una primera etapa, considerado el chico malo y rebelde, tiempo en el que preservar la imagen para él lo era todo. Su “talento natural” era innegable; pero, como confesó tiempo después, no se sentía cómodo consigo mismo. Luego de casi tocar fondo, se pudo recuperar y brillar aún más en el tenis, en su vida. Quizá, gracias a conocerse a sí mismo, porque en las derrotas nos conocemos más, se abrió la posibilidad de cambio, de seguir siendo un rebelde para salir del hoyo. Este autoconocimiento se aprecia más en la descripción que hace Agassi del tenis, otra vez desde dentro: un deporte solitario como ninguno, donde en la dinámica del juego al tenista solo le queda hablar consigo mismo, pues se encuentra en su propia isla.

Finalmente, cuando llega la hora del retiro parece que todo se derrumba; no obstante, surgen nuevos objetivos, y la línea de meta se vuelve a dibujar, un poco más allá: un nuevo principio. Ese nuevo principio lo vincula con propuestas notables que lo hacen trascender: su compromiso con la educación. Su proyecto “Andre Agassi Fundation for Education” y su iniciativa “Agassi Prep” brinda una alternativa a niños y jóvenes económicamente menos favorecidos para tener acceso a una educación. Una escuela donde el principal lema es “creer”, creer en uno mismo y en nuestra capacidad de aprender. Una escuela donde la disciplina tiene como fundamento el respeto, el respeto a la autoridad, el respeto a los demás. Solo la educación nos brinda las herramientas para elegir; puesto que el “talento natural” es un buen principio, pero no lo es todo.

Nota: Andre Agassi participará como expositor dentro del evento “World Business Forum”, que es traído en exclusiva para nuestros estudiantes gracias a Laureate International Universities. Una presentación en la que nos hablará de la fuerza mental que lo impulsa y sobre cómo encontrar nuestro propósito en la vida.

*Este post es una colaboración de José Eduardo Rosales Trabuco, coordinador de Humanidades de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *