Plan de negocios, una guía indispensable guía para emprender

plan de negocios, una guía indispensable para emprender

En la actualidad, el estudiante universitario combina sus actividades académicas con actividades laborales organizando su tiempo y recursos, motivado por adquirir experiencia previa a su vida profesional en las áreas de su formación.

El estudiante de comunicación no es ajeno a esta tendencia, un porcentaje considerable de ellos se encuentran trabajando a la par de culminar su formación universitaria. Así tenemos estudiantes laborando en los departamentos de comunicación y/o marketing de empresas, en otros casos en productoras de eventos, canales de televisión, radio, entre otros.

Es muy claro que la comunicación, en los últimos años, está adquiriendo especial relevancia. Las empresas son conscientes que la comunicación ha dejado de ser una acción cotidiana para convertirse en parte de las estrategias corporativas, que contribuyen a conseguir los objetivos globales.

Imaginemos que un grupo de egresados optan por la creación de su propia empresa, ya sea porque la demanda laboral es insuficiente o por iniciativa propia. Independientemente de la motivación, es importante precisar que hay que seguir, de forma ordenada y lógica, ciertos pasos que permiten asegurar el éxito del negocio. Estos pasos se resumen en lo que se conoce como Plan de Negocios.

El Plan de Negocios es el documento que detalla los aspectos de diseño, operacionales y financieros de lo que será una empresa. Los emprendedores requieren de una herramienta, a manera de guía, que les permita llevar a cabo sus negocios; por ello el Plan de Negocios resume, de forma ordenada y sistemática, cómo será el funcionamiento de la empresa.

El Plan de Negocios nos permite anticiparnos a posibles problemas o inconvenientes al momento de implementar el negocio, a optimizar recursos, conocer la inversión que se requiere y posible financiamiento; en suma, nos permite conocer los detalles más importantes para que la empresa tenga éxito.

El Plan de Negocios incluye los siguientes pasos:

  1. Definir la idea del negocio. En esta parte el emprendedor deberá responder a las preguntas: ¿Qué necesidad deseo satisfacer? ¿Cómo voy a satisfacer la necesidad detectada? ¿Quiénes son mis potenciales clientes?
  1. Analizar el entorno donde se piensa implementar el negocio. El emprendedor deberá estudiar el entorno y contexto donde planifica ejecutar su idea de negocio, es decir, aquellos factores externos que no son controlables por la empresa y que pueden influir positiva o negativamente en el éxito de la misma. Por un lado el emprendedor deberá, en base a información actualizada, analizar los aspectos de carácter social (demografía, costumbres, cultura, paz social, etc.), económico (crecimiento del sector, ingresos, etc.) y político (acciones de los gobiernos); tecnológicos (acceso a nuevas tecnología, obsolescencia) y medio ambientales (impacto que se puede generar en la zona geográfica donde se va a implementar el negocio). Por otra parte, deberá examinar la competencia existente (fortalezas y debilidades), el poder que ejercerían proveedores y clientes sobre la empresa a crear, las amenazas de productos sustitutos y de potenciales competidores. Este análisis permitirá a los emprendedores definir las estrategias que contrarrestarán las fuerzas externas del entorno y aquellas que permitirán diferenciarse de los competidores actuales.
  1. Analizar el mercado donde se implementará la empresa: tamaño, ubicación de ofertantes y demandantes, hábitos, costumbres, gustos y preferencias, niveles de ingresos de los demandantes, etc. El análisis del mercado ayudará a los emprendedores a determinar aquellas variables relevantes que se requieren para determinar la demanda del producto/servicio que se propone implementar. Este análisis puede realizarse a partir de fuentes de información secundaria o trabajo de campo (grupos focales, encuestas, etc.)
  1. Definir las estrategias de marketing y operaciones. El plan de marketing involucra la creación de estrategias de producto, precio, plaza y promoción para el producto/servicio que van a facilitar el posicionamiento de la empresa o de la marca; mientras que el plan de operación nos indicará cómo será el funcionamiento de la empresa (estructura legal, organizativa), el diseño del producto/servicio, el análisis de los riesgos que podrían afectar a la empresa y cómo se deben gestionar, los cronogramas, etc. En resumen, se debe definir todo aquello que debe ser hecho entre ahora y el momento en que se abren las puertas de la empresa.
  1. Plan Financiero. El emprendedor deberá estimar una proyección de ingresos en base al tamaño de la demanda identificada en el estudio de mercado, la frecuencia de consumo y su nivel de gasto. Asimismo, deberá calcular la inversión inicial que se requiere para llevar a cabo el negocio y las fuentes de financiamiento, para finalmente evaluar la rentabilidad de la inversión a través de ratios financieros.

Como resultado de la ejecución de los pasos anteriores, el emprendedor estará en condiciones de concluir si el negocio que ha propuesto es rentable o no. En el primer caso cuenta con la herramienta apropiada para llevar a cabo el negocio; en el segundo, el emprendedor tendrá la información para tomar la decisión de hacer los ajustes necesarios o cambiar de idea de negocio.

*Este post es una colaboración de Alex Villanueva Spelucin, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *