“La educación remota llegó para quedarse y debemos crear una nueva normalidad”

Durante el webinar “Evaluación de los Aprendizajes Estudiantiles en la Enseñanza Remota de Emergencia», nuestro rector Andrés Velarde explicó por qué la educación remota surge como la primera alternativa para continuar con los procesos de enseñanza-aprendizaje.

educación remota

La pandemia por la que atravesamos ha demostrado que la educación remota hace posible que las actividades académicas no se detengan.

La crisis sanitaria por la que atraviesa el mundo ha exigido a los centros educativos una adaptación a esta situación con la finalidad de que las actividades continúen y millones de estudiantes no interrumpan su avance académico. Debemos enfrentar esta coyuntura como un reto que genera la gran oportunidad de incorporar la virtualidad al sistema de aprendizaje de nuestro sistema educativo en todos los niveles.

Nuestro rector Andrés Velarde expuso sobre las medidas y acciones de educación remota que tuvo que afrontar nuestra institución ante esta emergencia para asegurar la continuidad del ciclo académico, adecuando los cursos y la metodología a este nuevo escenario. Su intervención se dio en el marco de la conferencia virtual “Evaluación de los Aprendizajes Estudiantiles en la Enseñanza Remota de Emergencia», que tuvo como objetivo dar a conocer las acciones y los aprendizajes de las universidades de la red Laureate.

“En el caso de los centros universitarios, con clases recién iniciadas o próximas a comenzar al decretarse la emergencia, adecuarse a este escenario fue sumamente complejo”, comentó. En UPN debíamos iniciar el ciclo 2020-1 y necesitábamos actuar con prontitud, pero tuvimos una gran ventaja ya que en UPN decidimos apostar por la virtualidad hace seis años y esta propuesta de avanzada nos ha permitido estar preparados para los retos actuales”, expresó nuestro rector Andrés Velarde al comenzar su exposición en el coloquio virtual.

«En UPN decidimos apostar por la virtualidad hace seis años y esta propuesta de avanzada nos ha permitido estar preparados para los retos actuales»

Nuestra autoridad mencionó que, pese a los reparos a las modalidades de enseñanza online, nuestra universidad siguió adelante con su proyecto y en 2018 se implementó la plataforma Blackboard, y un año después, en agosto de 2019, se creó el Campus Virtual que hoy reúne a más de 400 personas.

Nuestro rector detalló a continuación las cifras que permiten validar el acierto del proyecto de virtualidad UPN.

Cifras que reafirman el acierto de nuestra propuesta:

  • 2585 docentes capacitados en enseñanza remota.
  • El 100% de nuestros docentes de cursos presenciales están capacitados en estrategias activas de aprendizaje.
  • Todos nuestros cursos tienen acceso y uso de Aula Virtual.
  • Un modelo educativo que contempla docentes con roles definidos: mentor, facilitador, asesor.

¿Qué hicimos para afrontar la pandemia del coronavirus?

Las acciones tomadas para afrontar las condiciones generadas por la pandemia de COVID-19, fueron:

  • Adaptación de la modalidad presencial a la modalidad remota.
  • Lineamientos claros en la ejecución de los nuevos procesos académicos.
  • Acompañamiento virtual y feedback docente desde el primer día de clases.
  • Conservación de los horarios de clase presenciales a través de sesiones sincrónicas.

¿Cómo están nuestros indicadores ahora?

  • Asistencia de docentes: 99.60%
  • Estudiantes aprobados en primera evaluación: 87%
  • Clases grabadas y compartidas: 90%
  • Encuesta de satisfacción docente: por encima de 4 puntos sobre 5
  • Encuesta de satisfacción del estudiante: también por encima de 4 salvo en lo referente con la conexión a través de videoconferencia. Esto tiene que ver con problemas de acceso a internet.

Evaluación del modelo UPN

Andrés Velarde abordó este aspecto clave del proceso de enseñanza-aprendizaje destacando novedosos recursos:

  • Evaluación objetiva en forma de tareas, aplicadas en horarios de clase y márgenes de flexibilidad ante las contingencias de acceso.
  • En la virtualidad el medio es el mensaje y el docente el facilitador. Ambos deben estar alineados por completo.
  • La evaluación debe responder al tipo de aprendizaje.

Nuestro rector manifestó que los docentes UPN entienden que la finalidad de su labor es que los estudiantes aprendan y no que ellos enseñen. “Asumimos que la educación remota llegó para quedarse y debemos crear una nueva normalidad que dará lugar a un mundo mejor”, concluyó.

Conoce más sobre nuestros logros educativos ingresando al blog de Rectorado.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *