Tecnología: ¿cómplice o aliada?

Que la tecnología provee herramientas de enorme utilidad, nadie lo discute. Pero que también puede convertirse en una coartada para evitar encarar situaciones propias de la convivencia organizacional, tampoco deja de ser cierto.

upn_blog_epec_tech & leaders_13 nov

Es en este segundo punto que Wayne Turmel, colaborador de Management-Issues, pone la mirada con una descarnada premisa: los buenos líderes jamás deberían evitar intencionalmente a los miembros de sus equipos. Y enumera a continuación algunas acciones típicas:

– Contestar los emails al día siguiente o mucho después, justificándose con un “no pude verlo”.

– Mirar el identificador del teléfono y dejar que la casilla de voz envíe el mensaje.

– Colocar el “estoy fuera de oficina” luego de un requerimiento urgente.

– Enviar un email con alguna reprimenda en lugar de proponer una conversación para abordar el tema.

– Organizar una teleconferencia cuando se podría realizar una reunión de trabajo con aportes de otra naturaleza.

Señala Turmel que este tipo de procedimientos no supone que los jefes sean malas personas. “No somos ociosos, tampoco una reencarnación del demonio. Lo que sucede es que estamos cansados, con excesiva carga de trabajo y ocasionalmente –solo ocasionalmente- somos primero seres humanos y después líderes. Entonces la tecnología de comunicación, que debería ayudarnos, se convierte con frecuencia en parte del problema”, anota.

Todo líder necesita ser proactivo y debe estar disponible para sus colaboradores. Eso es bastante más fácil de hacer cuando los jefes están sentados en sus escritorios o sus empleados pueden ver que sus autos aún están en el estacionamiento. “Pretender esconderse es la peor opción”, sostiene el autor.

Se entiende que no haya una respuesta inmediata a todo problema y que en muchos casos sea mejor no dar una. Lo que no está bien es evitarlas premeditadamente u optar por la alternativa fácil de no conversar cara a cara con las personas cuando es requerido.

Todo líder tiene la responsabilidad de actuar consecuentemente, utilizando una comunicación apropiada y adhiriendo o respondiendo a los acuerdos de equipo con flexibilidad.

Es innegable que todos necesitamos hacer un alto. Pero hay que preocuparse cuando esa necesidad es el síntoma de un estilo de actuación con los equipos humanos. Entonces Turmel recomienda preguntarse si estamos haciendo el mejor uso de las herramientas tecnológicas o si las hemos convertido en cómplices de nuestro deseo de evasión. Luego de encontrar una respuesta, los líderes tienen la palabra.

Fuente:

http://www.management-issues.com/connected/7109/are-you-hiding-behind-technology/

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *