No todo es tecnología

Puede parecer un contrasentido, pero pese a que la modernidad está signada por las comodidades de la tecnología, a menudo tenemos la percepción –y de hecho ocurre- de que las funciones y aplicaciones de nuestros equipos no son suficientes para nuestras tareas.

upn_blog_epec_comm & it_28 ago

Sobre este punto Wayne Turmel, colaborador de Management Issues, sostiene a partir de su experiencia que existen personas que con todas las herramientas a disposición (computadoras, teléfonos celulares, emails, acceso a webinars, etc.) obtienen los resultados que esperan y otras que no. La diferencia, señala él, estriba en la aproximación que unos y otros tienen hacia dichas herramientas. “Algunos extienden las manos pensando que generan contactos humanos. Otros se dan cuenta que la misma tecnología puede crear una real interacción humana”, explica.

Este ejemplo recuerda por qué algunos equipos de trabajo logran éxito en un ambiente lejano, mientras otros no. En torno a esto, Turmel afirma que no se trata de las herramientas, sino de cómo (o cuán bien) son utilizadas para alcanzar las metas deseadas. Aún más, en esto tienen participación las motivaciones e intenciones.

Al respecto se presenta el ejemplo de los directivos que sienten desagrado por dar malas noticias. Para ellos, comunicar a un trabajador a través del email que ha sido despedido resulta tentador: no hay necesidad de mirarlo a los ojos ni de escuchar sus reclamos. En suma, una acción rápida y limpia. Aparentemente la herramienta cumple su función, pero ¿cuál es el balance final de comunicar de esta manera?

Como sabemos, en la base de todo liderazgo efectivo está la comunicación. Cuando elegimos los medios apropiados para comunicar, podemos llevar adelante acciones afectivas a pesar de la distancia. Por otra parte, si un gerente realmente necesita escuchar y atender preocupaciones, un webinar de una sola vía o una teleconferencia con interacción limitada no permitirá hacer el trabajo. El problema no tiene que ver con las plataformas. De lo que se trata es de realizar sesiones interactivas frecuentes para que su equipo entienda las diferentes circunstancias por las que pasa la empresa.

Utilizar el correo electrónico para dar malas noticias es muchas veces apropiado dada las necesidades de velocidad y consistencia en el mensaje, pero es necesario añadir componentes como un foro de preguntas y respuestas, o una página de Facebook para canalizar ciertos problemas. Permita que su gente ventile y comparta información.

En todos los casos, los líderes deben contemplar el propósito y logro deseado de la comunicación, escoger la herramienta correcta y enviar los mensajes apropiados. Si estos pasos son bien ejecutados, puede confiar en que las cosas se darán de acuerdo a sus expectativas.

Fuente:

http://www.management-issues.com/connected/6786/dont-use-technology-as-an-excuse-for-bad-management/

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *