La importancia de conversar y motivar a los colaboradores

Aunque pareciera ser una práctica que va a contracorriente de los estilos modernos de gestión, frecuentemente hay jefes que por razones diversas olvidan la importancia de conversar y motivar a sus colaboradores. Ante esta circunstancia, de acuerdo a un artículo de Harvard Business Review, quedan dos opciones: generar un sentimiento de orfandad que probablemente conduzca a una parálisis operativa o, de lo contrario, ponernos en el asiento del piloto y manejar convenientemente la situación.

upn_motivacion_empresa

“Los empleados tienen más control del que creen para construir una motivación sustancial en el trabajo”, señala Heidi Grant Halvorson, autora de Nine things succesful people do differently. Por su parte, Monique Valcour, profesora de EDHEC Business School en Francia, refiere que “hay muchos factores que influyen en la motivación, pero el más importante es la sensación de progreso”. “Esto tiene que ver con la sensación de que las actividades que realizamos son significativas para nosotros, nuestros colegas, la organización y el mundo”, añade citando fragmentos del libro The progress principle, de Teresa Amabile y Steven Kramer.

De lo expuesto por estos autores se puede desprender una pauta para una automotivación sólida y duradera:

Comprender aquello que te fortalece. Si no existiera motivación por parte de tus superiores,  en The progress principle los autores identifican tres fuentes de motivación: a) quiere tu trabajo por sí mismo, b) ten siempre el deseo de recibir reconocimiento, y c) mantén viva la sensación de que tu trabajo importa y te conecta con otros.

Establece tus propias metas. Ante la ausencia de feedback, para muchos el trabajo se convierte en una tediosa rutina. Sin embargo, es importante dar un paso atrás para ver el gran cuadro. Diseña un plan personal de carrera que te ayude a fijar tus proyectos y resultados,  estableciendo al mismo tiempo tus metas de desarrollo.

Utiliza un planeamiento “que tal si no”. Una vez que hayas fijado tus metas, Halvorson recomienda usar esta premisa para mantenerte en el carril. “Aceptar que los desafíos son parte de la vida y estar preparados para enfrentarnos a ellos es crucial para una motivación de largo aliento”, señala la autora.

Extiende tus redes internas y externas. En algunos casos será necesario buscar algún tipo de apoyo más allá de las jefaturas. Esto no solo refuerza tu confianza, sino que también aumenta tu visibilidad. Procura encontrar mentores que te guíen y brinden perspectiva dentro de la propia compañía, y de ser posible promueve la conformación de un grupo de expertos que te oriente y te permita mover hacia adelante.

Concéntrate en aprender. Moviendo el foco de tu trabajo de “hacer perfectamente” a “aprender y mejorar consistentemente”, crearás las condiciones para motivarte y ser exitoso. “Cuando se trata de logros, la actitud y la perseverancia son a menudo más importantes que las habilidades innatas”, explica Halvorson. “Al margen de la cercanía o no de tus jefes, romper con el esquema de orientación a los resultados es una de las cosas más poderosas que puedes hacer para impeler tu motivación”, concluye.

Fuente:

https://hbr.org/2014/11/how-to-motivate-yourself-when-your-boss-doesnt

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. ELVIS MARTIN GARCES ROMERO dice:

    Es muy interesante la participacion y dar a conocer nuestras opiniones dentro de la empresa donde laboramos , con la finalidad de brindar nuestros conocimientos y aportes para el desarrollo de la organizacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *