LGTB: la importancia de reconocer sin condiciones los derechos de esta comunidad

Según informes de diversas organizaciones, la pandemia ha ahondado las brechas de desigualdad y discriminación, tal como ocurre con la comunidad LGTB. Ante ello, nuestra colaboradora recuerda la necesidad de superar estas estigmatizaciones en favor de lograr un país más justo.

lgtb

La discriminación abierta o soterrada de personas de la comunidad LGTB compromete su integridad física y su salud. Por el bienestar social, es importante desterrar este tipo de prejuicios.

Es evidente que durante la pandemia de COVID 19 las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) también han enfermado. Sin embargo, su acceso a los servicios de salud se complica debido a que suelen sufrir múltiples discriminaciones y estigmas, los cuales ocasionan que por temor a este tipo de actitudes no acudan a atenderse y eleven el riesgo de la enfermedad.

Por lo tanto, como profesionales de la salud debemos cuestionar los estereotipos de género de quienes, con prejuicios y actitudes, justifican y ejercen violencia contra personas LGTBI a través de frases como “yo los acepto, pero sin escándalo” o “están en el hospital no en un circo”, palabras que no deben permitirse ni tolerarse, siendo un delito que debe denunciarse en estricto cumplimiento al derecho a la igualdad y no discriminación que tenemos todas las personas.

«Tratar a las personas LGTBI con dignidad contribuye a forjar un Perú equitativo, justo e igualitario y a brindarles la atención en salud que requieran»

Los profesionales de la salud necesitamos estar alertas y abstenernos de manifestar apreciaciones u opiniones sobre la identidad de género y/u orientación sexual mientras brindamos un servicio en un establecimiento de salud o fuera de él, convirtiéndonos en ciudadanos responsables de la defensa de los derechos humanos. Es fundamental respetar y reconocer la identidad de género que cada persona tiene, llamarlas por su nombre sin presuponer heterosexualidad o llamarlas por su apellido durante la atención, lo cual es una muestra de respeto libre de estigma y discriminación. Esta práctica debe trascender los espacios públicos y privados, haciéndose parte de una cultura nacional.

La OMS (1990) reconoció que la homosexualidad no es una afección mental y la retiró de su Clasificación Internacional de Enfermedades. De esta manera, desde 2004 cada 17 de mayo se conmemora el Día Internacional Contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia[1] y el 28 de junio el Día Internacional del Orgullo LGBT.

Animamos por lo expuesto a promover y ofrecer el acceso a la salud de personas LGTBI al detectar algún daño provocado por la violencia de su pareja o un integrante del grupo familiar, activando la Guía Técnica para la Atención de Salud Mental a Mujeres en Situación de Violencia Ocasionada por La Pareja o Expareja u ofreciéndoles el kit de violencia sexual u otro servicio como la línea 100 o Línea 1884 opción 1 en casos de discriminación, según lo que requiera, e indicando u oficializando la denuncia.

Tratar a las personas LGTBI con dignidad contribuye a forjar un Perú equitativo, justo e igualitario y a brindarles la atención en salud que requieran. Recordemos que tienen los mismos derechos y deben tener las mismas posibilidades para ejercerlos.[2]

*Este post es una colaboración de Kelly Sopla Rojas, docente de la Facultad de Salud de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre derechos de salud y otros temas de actualidad ingresando a nuestra plataforma de blogs.

[1] “Pautas igualitarias para promover los derechos de las personas LGBTI en el contexto de COVID–19”:  https://bit.ly/2LycwoK

[2] «Lineamientos para la atención de personas LGTBI en los servicios del PNCVFS del MlMP». 2016

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (5 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *