Futuros psicólogos UPN brindan consejería en el hospital Dos de Mayo

Tres futuros psicólogos UPN comparten detalles de la valiosa tarea que realizan en el curso de su internado en el hospital Dos de Mayo: la asistencia al personal que se encuentra en la primera línea de lucha contra la COVID-19.

futuros psicólogos upn

Luz Ángela Quinto, Aaron Caparachín y Wendy Iparraguirre, internos del hospital Dos de Mayo que realizan asistencia remota al personal de salud que enfrenta la COVID-19.

Entusiastas con la oportunidad de llevar a la práctica sus conocimientos y de aprender a través de la experiencia, cinco estudiantes de nuestra carrera de Psicología iniciaron su internado en el hospital Dos de Mayo en enero pasado. Tras unas primeras semanas de gran provecho, la emergencia decretada ante la pandemia de COVID-19 supondría un necesario alto a las actividades que venían realizando.

Sin embargo, pocos días después recibieron la noticia de que proseguirían con su labor bajo una modalidad diferente y con un grupo de personas particularmente expuesto al contagio: los médicos, enfermeras, asistentes y personal de servicio del hospital. Sobre el significado de esta loable tarea, Luz Ángela Quinto, Aaron Caparachín y Wendy Iparraguirre comparten sus testimonios.

Asistiendo a quienes luchan contra la COVID-19

“Pese a que estaba muy emocionada por la experiencia de trabajar en un hospital nacional, entendí la importancia de las medidas de prevención. Si bien ahora hacemos un trabajo distinto al presencial, que implica un contacto más cercano con el paciente, establecemos el rapport (contacto con el paciente) mediante nuestro tono de voz, generando la confianza que necesitamos”, nos dice Luz Ángela.

Aaron nos cuenta que también se sentía feliz con su primera experiencia de internado. “Poco después recuerdo que escuchaba acerca de COVID-19 y su impacto en otros países, pero lo tomaba como algo que no llegaría o tardaría en llegar al nuestro. Sin embargo, el domingo 15 de marzo nos confirmaron que el virus estaba en el Perú y que uno de los diagnósticos se había dado en el hospital”, expresa.

Coincide con ellos Wendy, quien refiere que “a pesar de que esta situación es nueva para todos, tratamos de adaptarnos a ella y a través del teletrabajo cumplimos con nuestra responsabilidad. En lo particular, he logrado empatizar con los pacientes a través de mis mensajes”.

Cuidar el equilibrio mental del personal de salud

Nuestros estudiantes consideran que asistir a personas que luchan en la primera línea contra la enfermedad demanda atención y una consejería especial.

“Sea que la persona esté infectada o no, su trabajo va a tener una repercusión en su salud mental al estar en contacto directo con el virus. Por ello me siento orgulloso de pertenecer a este gran equipo que está apoyando a quienes son nuestros héroes en esta batalla ante un enemigo invisible”, manifiesta Aaron.

«Las personas que trabajan en salud son también seres humanos que experimentan frustración, tristeza, ansiedad, enojo, estrés y otras emociones»

“Nos enfocamos en personas que están en contacto frecuente con pacientes de COVID-19, y en esta situación es común que presenten ansiedad, estrés e incluso depresión. De allí que requieran la intervención de un especialista”, anota Luz Ángela.

De manera similar, Wendy señala más allá de su actividad profesional las personas que trabajan en salud “son también seres humanos que experimentan frustración, tristeza, ansiedad, enojo, estrés y otras emociones. Nosotros les hacemos llegar los recursos para que recobren su equilibrio mental y puedan seguir en pie de lucha contra la COVID-19″.

Nuestros estudiantes coinciden en reconocer el conocimiento y las competencias adquiridos en UPN en función al apoyo que ahora brindan.

“Lo aprendido en la universidad es de gran ayuda y agradezco a mis profesores, quienes mediante su experiencia y orientaciones contribuyeron a que potencie mis competencias, señala Luz Ángela.

A su turno, Wendy refiere que “los cursos sobre psicología clínica para poder conocer las bases del comportamiento humano han sido muy importantes, lo mismo que el curso de consejería y orientación psicológica, que nos prepara para abordar los problemas y dar soluciones inclusive en primera sesión”.

Aaron concluye con las siguientes palabras: “UPN no solo nos forma en conocimientos sino también como personas. La universidad me brindó, y continúa haciéndolo, las herramientas necesarias para poder orientar a mis pacientes adecuadamente durante una sesión psicológica”.

Conoce otros testimonios de nuestros estudiantes en tiempos de pandemia ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *