Todo sobre el trabajo desde casa

El teletrabajo es una modalidad laboral por la cual los colaboradores de una empresa realizan sus funciones total o parcialmente fuera de las oficinas de la compañía. Para que esto pueda darse, se utiliza el soporte de la tecnología (tanto de la información como de comunicación), facilitando la interrelación del teletrabajador con el resto de la organización.

upn_blog_rec_work at home_05 nov

Esta clase de trabajo existe en nuestro país de manera limitada. Tiene múltiples beneficios tanto para el colaborador como para la compañía y debiera ser vista como una forma de reclutar talento joven.

¿Cuándo es conveniente esta forma de trabajo?

Esta modalidad es conveniente cuando las funciones a realizar no requieren contacto físico importante y/o continuo. Es decir, si el trabajo puede realizarse con el apoyo de herramientas informáticas y de telecomunicaciones de manera eficiente y efectiva, entonces el teletrabajo es una excelente opción. Por otro lado, es imprescindible que la compañía tenga un sistema de gestión del desempeño por objetivos totalmente implementado para asegurar los resultados esperados.

Beneficios para el colaborador:

– Balance de vida profesional y vida personal. Es particularmente útil para padres jóvenes, permitiéndoles estar cerca de sus hijos, recogerlos del colegio, almorzar con ellos y, en resumen, fortalecer los vínculos familiares.

– Ahorro. Muchas veces no es necesario que el colaborador utilice trajes de vestir para desempeñar sus funciones. Si puede trabajar desde casa o desde un café, puede utilizar ropa cómoda. El ahorro se ve también desde el punto de vista de transporte y alimentación.

– Más energía y menos estrés. Una persona que empieza a trabajar luego de enfrentarse a atascos, tráfico y apuros, no tiene la misma disposición para laborar que una persona que no ha pasado por ello.

Entre los beneficios para la compañía tenemos:

– Ahorro en costos fijos. Ya no es necesario tener oficinas corporativas tan grandes, dado que una parte de los colaboradores está trabajando desde sus propias casas.

– Flexibilidad para crecer. Puede crecer en personas, sin necesidad de adquirir oficinas más grandes.

– Incremento de la productividad al tener colaboradores con mejor estado de ánimo.

– Menor absentismo. Los colaboradores bajo este régimen pueden manejar sus horarios, enfocándose en cumplir con los objetivos porque valoran la oportunidad y la confianza que les da la empresa para poder trabajar desde casa.

– Lo anterior se traduce en menores tasas de rotación. Un colaborador le dará un peso importante a su libertad, a la hora de recibir una propuesta laboral que pudiera ser algo mayor en ingreso, pero que le exige trabajar desde una oficina corporativa. Es un elemento interesante para retener el talento y lograr altos niveles de fidelización.

La sociedad se ve también impactada positivamente. Por ejemplo, menos autos en las calles (menos polución), familias más unidas, hijos criados con padres presentes. Todo esto lleva a crear ciudadanos estables y psicológicamente más sanos.

Pero no todo es perfecto. No todos podemos estar bajo la modalidad de teletrabajo, ni tampoco todo el tiempo. Es necesaria la autodisciplina, una buena capacidad para organizarse y tener muy claros los objetivos que la compañía espera. Por otro lado, es mucho más difícil motivar y lograr un alto sentido de pertenencia cuando el trabajador está lejos de las demás personas y de las oficinas corporativas. Se pierde mucho del “encanto” de trabajar en equipo y podrían presentarse casos de sensación de aislamiento. Esto podría neutralizarse si el teletrabajo no es al 100%, sino sólo por algunos días a la semana.

En resumen, el teletrabajo es cada día más común y ha venido a quedarse. La generación millenial quiere libertad y no está dispuesta a sacrificarla. Si las compañías desean contar con su talento, deberán adecuarse a esta nueva mentalidad, ser flexibles pero al mismo tiempo contar con un sistema de gestión de desempeño robusto que asegure resultados.

*Este post es una colaboración de Patricia Somocurcio Donet, vicerrectora de Servicios Universitarios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *