Medios de comunicación y democracia en el Perú

En este binomio los medios de comunicación, en uso de la libertad de prensa y expresión, deben contribuir a consolidar el orden democrático. A la opinión pública le corresponde un papel vigilante.

medios de comunicación y democracia

La actuación transparente de los medios es fundamental para la vigilancia de la democracia.

Los medios de comunicación juegan un papel importante en la política[1], pues sus mensajes repercuten directamente en la opinión pública. Diversos estudios explican los efectos de los medios de comunicación en la sociedad, cuyas implicancias sustantivas en el ámbito de la política son la fijación de la agenda pública (agenda-setting) y la construcción de marcos de interpretación (framing) sobre la política, sus actores y reglas de juego.

La teoría de la fijación de la agenda pública sostiene que los medios de comunicación construyen las agendas públicas mediante la selección, jerarquización y repetición permanente de ciertos asuntos que generan interés en las audiencias (McCombs 2005, 2006). Es decir, los medios de comunicación contribuyen a la elección de políticas públicas cuando se conforma la agenda pública, las mismas que buscan erradicar o disminuir los problemas públicos.

Sin embargo, los medios de comunicación no tienen un impacto definitivo en la opinión que la gente se forma respecto de los temas de agenda, a pesar de ser una de las fuentes principales para crear corrientes de opinión, pues intervienen factores como los actores políticos que no siempre están de acuerdo con las medidas del Estado contenidas en las agendas públicas.

A su vez, el framing está relacionado con el hecho de que los medios de comunicación sirven de soporte de interpretación a la población, orientando la comprensión de la coyuntura política, sus actores y reglas de juego. Es decir, los medios de comunicación guían a la población en el entendimiento de la coyuntura política, explicando el enfoque y las consecuencias de la coyuntura política, lo que conlleva al fortalecimiento de la democracia y a la legitimación del Estado.

Según la tercera acepción del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, se entiende por democracia “la doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo que ejerce el poder directamente por medio de representantes”.[2]

Así, los medios de comunicación juegan un rol en virtud de la libertad de expresión, reconocida en la Constitución y regulada por el artículo 2, numeral 4, que señala que “toda persona tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento alguno, bajo las responsabilidades de ley”.

Tal como se puede apreciar, en uso del derecho de expresión, los medios de comunicación contribuyen a consolidar la democracia. Para Dahlgren (2009), entre los diversos factores que determinan el carácter de los regímenes democráticos, es importante reconocer el rol de los medios de comunicación en tanto configuran un entramado complejo de mediaciones entre la sociedad y el sistema político.

Los medios juegan un papel central en la puesta en escena de la democracia, son parte y a la vez influyen en los procedimientos democráticos, en el establecimiento y transformación de las reglas de la política en el espacio público, y son factores clave para la legitimación del sistema, de sus instituciones y actores. Para un sector de politólogos y estudiosos de la comunicación política, una preocupación central sobre la influencia de los medios en los regímenes democráticos es la correlación entre la intrascendencia de los contenidos de los medios y la desafección o apatía de amplios sectores sociales respecto de la política y la democracia (Washbourne 2010: 6).

Esto supone que los medios de comunicación a menudo brindarían información intrascendente, desvinculada de la política, que se convierte así en un tópico no priorizado por ellos. Desde esta perspectiva, los medios de comunicación no estarían contribuyendo a la democracia, pues al no generar confianza en la utilidad de la política se debilita la democracia y con ello se afecta la institucionalidad del Estado.

Como ciudadanos debemos observar cuánto influyen los medios de comunicación en instruir a la población sobre la política y cómo esta herramienta contribuye al bien común y a la seguridad jurídica del país, cuán comprometidos están los medios de comunicación en generar confianza en la población a pesar del comportamiento muchas veces inadecuado de los actores políticos, y más aún cuánto contribuyen los medios de comunicación en el fortalecimiento de la democracia en nuestro país, materializada en la legitimidad de las instituciones del Estado.

A diferencia de países como Chile, Argentina, Francia o Alemania, el nuestro no cuenta con una autoridad reguladora autónoma del Ejecutivo, con directorios designados en virtud de consensos políticos entre gobiernos y partidos de oposición, ni con márgenes de participación de personas vinculadas a organizaciones y redes de la sociedad civil. Realidad que debilita la democracia y la legitimidad del ordenamiento jurídico.

*Este post es una colaboración de Ricky Huamán Fernández y Paola Karina Jáuregui Iparraguirre, estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre democracia, libertad, derecho y otros temas jurídicos ingresando a nuestra plataforma de blogs.

Referencias:

McCombs, Maxwell  (2005). The Agenda-Setting Function of the Press.  En Overholser, Geneva y Kathleen Hall, The Press Institutions of Democracy. Nueva York: Oxford University Press.

McCombs, Maxwell  (2006). Estableciendo la agenda. El impacto de los medios en la opinión pública y en el conocimiento. Barcelona: Paidós.

 Dahlgren, Peter (2009). Media and Political Engagement. Citizens, Communication and Democracy. Cambridge, Nueva York.

Washbourne, Neil (2010). Mediating Politics. Newspapers, Radio, Television and the Internet. Nueva York: Open University Press.

Acevedo, Jorge (2012). Medios y política: hacia una comunicación plural Lima: PUC

[1] Entiéndase en su connotación de Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados. Séptima definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

[2] Véase al respecto la página: https://dle.rae.es/?id=C9NX1Wr

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *