Alzheimer: la importancia de no estigmatizar la demencia

En el Día Mundial del Alzheimer, una revisión de las posibles causas y consecuencias de este mal y, especialmente, recomendaciones para que las personas afectadas puedan llevar una vida digna.

alzheimer

Si bien aún no existe la posibilidad de prevenir el mal de Alzheimer, es fundamental dedicar a los pacientes un especial cuidado y respeto. 

Antes de la pandemia se estimaba que había más de 50 millones de personas que vivían con demencia en todo el mundo, una cifra que posiblemente aumente a 152 millones para el 2050, con un gasto económico cercano a dos billones y medio de dólares para entonces.

El deterioro de la salud mental no es un estigma

El Alzheimer sigue siendo estigmatizado en nuestra sociedad. Es una enfermedad cerebral que ocasiona problemas relacionados con la memoria, el pensamiento y el comportamiento, que no es parte normal del envejecimiento y que empeora con el tiempo. Aunque los síntomas pueden variar, el primer problema es que muchas personas olvidan diferentes actividades, recuerdos, pensamientos, etc. Lo suficientemente grave como para perturbar su capacidad de desenvolverse en casa o en el trabajo, o para disfrutar de sus pasatiempos. La enfermedad causa que una persona se confunda, se pierda en lugares conocidos, extravíe las cosas o tenga problemas con su lenguaje.

El término enfermedad de Alzheimer (como una entidad diferente de la demencia senil) fue utilizado inicialmente en la bibliografía médica por Emil Kraepelin en su famoso Tratado de psiquiatría para médicos y estudiantes de 1910, basado en los trabajos de Alois Alzheimer, quien describió por primera vez las lesiones neuropatológicas asociadas con un tipo particular de demencia senil. Aunque los científicos saben que la enfermedad de Alzheimer implica una falla de las células nerviosas, la razón por la cual esto ocurre aún es desconocida. Sin embargo, se han identificado ciertos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad, como por ejemplo edad, antecedentes familiares y genes, todos factores que no podemos cambiar.

Por otro lado, nuevas investigaciones están comenzando a revelar pistas sobre otros factores de riesgo en los que podemos ser capaces de influir. Al parecer, existe un fuerte vínculo entre una lesión grave en la cabeza y un riesgo futuro de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Prácticas y hábitos que contribuyen a un envejecimiento saludable

Asimismo, los investigadores proponen estrategias para un envejecimiento saludable que pueden ayudar a mantener el cerebro sano e incluso pueden reducir el peligro de desarrollar el Alzheimer. Estas medidas incluyen seguir una dieta saludable, mantenerse activo socialmente, evitar el tabaco y el exceso de alcohol y hacer ejercicio tanto para el cuerpo como para la mente. Algunas de las pruebas más sólidas vinculan la salud del cerebro con la salud del corazón. El riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer parece aumentar por muchas afecciones que dañan el corazón y los vasos sanguíneos. Estas incluyen enfermedades del corazón, diabetes, derrame cerebral, presión arterial alta y colesterol alto.

Pacientes: calidad de vida ante todo

Sin duda, la enfermedad de Alzheimer cambia la vida de la persona diagnosticada y de aquellos que la rodean. Si bien en la actualidad no existe una cura, hay tratamientos disponibles que pueden ayudar a aliviar algunos síntomas. Las investigaciones han demostrado que aprovechar todas las opciones de tratamiento, atención y apoyo puede mejorar la calidad de vida del enfermo.

Procurar no estigmatizar la enfermedad nos involucra a todos y se relaciona con la preocupación de proporcionar mayores niveles de atención a medida que la enfermedad avanza, orientar a la persona y a los miembros de su familia para entender los cambios en su capacidad de realizar diversas actividades cotidianas. En definitiva, hay que garantizar un entorno seguro y respetuoso a la persona que padece esta enfermedad. Muchos tendrán así una vida más digna.

*Este post es una colaboración de David Aranaga Zavaleta, docente de la Facultad de Salud de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre el mal de Alzheimer, salud mental, psicología y otros temas de salud ingresando a nuestra plataforma de blogs.

Fuentes:

Luis Gutiérrez Robledo, La Enfermedad de Alzheimer y otras demencias como problema nacional de salud, México 2017

Alzheimer’s Disease International. Informe Mundial sobre el Alzheimer 2019: Actitudes hacia la demencia. Londres: 2019.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *