Aversión táctil en niños: ¿cómo detectarla?

aversión táctil salud

Si tu niño rechaza el roce de texturas ásperas, le incomoda que le cambies de ropa o que lo toquen, es posible que tenga aversión táctil.

La aversión táctil es una alteración de la interpretación de señales sensoriales por el sistema nervioso, que hace que estímulos normalmente poco o nada molestos lo sean.

Está condición es frecuente en niños prematuros debido a la inmadurez del sistema nervioso. Si observamos algunas de las siguientes características en nuestro niño podríamos pensar que tiene aversión táctil:

  • Es sensible a determinadas prendas de vestir y etiquetas.
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad de otras personas o cuando alguien lo toca accidentalmente.
  • Le disgusta caminar descalzo o sobre arena o pasto.
  • Le molesta que le rocen la cara.
  • Preferencia o aversión por ciertos alimentos, relacionado a la textura de los mismos (generalmente evitan alimentos crujientes o grumosos).

Dependiendo del nivel de aversión, esto podría traer algunas complicaciones como:

  • Alteraciones en la motricidad fina o gruesa (sujetar incorrectamente el lápiz, dificultad para recortar, abotonar, saltar, etc.).
  • Dificultad para practicar deportes o realizar juegos con otros niños.
  • Defensa táctil, lo que podría hacer que respondan de forma negativa y exagerada a diferentes estímulos táctiles, como ser agresivos ante un abrazo.
  • Problemas de conducta, irritabilidad inexplicable, por estímulos que puede percibir como agresión a pesar de que no lo sean.

¿Cómo puedes ayudar a tu niño?

Puedes crear un kit con telas de diferentes texturas, desde suaves hasta ásperas, las cuales debes pasar por el cuerpo de tu niño de forma suave. Además, usar brochas de maquillaje, papel tissue, esponjas y algodón. Estos elementos ayudarán a restar sensibilidad a los receptores de su piel, por lo que deberás pasarlos tres veces (por zona) a través de brazos, piernas, tronco y cara.

También puedes llenar recipientes con frejoles, arroz, canicas y hacer que se coloque dentro.

Intenta usar presión constante y firme al tocar a tu niño en lugar de roces ligeros.

Recuerda que siempre es importante visitar a los especialistas para una revisión y diagnóstico adecuado y recibir un tratamiento especializado y multidisciplinario por el neuropediatra, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional.

*Este post es una colaboración de Rosmy Gagliuffi, coordinadora de la Carrera de Terapia Física y Rehabilitación de la Universidad Privada del Norte.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *