Septicemia: precisiones sobre un cuadro complejo y riesgoso

En las últimas semanas, repercutió la noticia sobre la muerte de varios recién nacidos a causa de septicemia, condición que a menudo se define como una infección generalizada. Sin embargo, ¿sabemos exactamente de qué estamos hablando y si septicemia, sepsis e infección generalizada son términos intercambiables y denotan lo mismo?

La llamada “septicemia” o “síndrome séptico” es una condición médica resultante de una infección grave. Actualmente conocida con el nombre de sepsis, es un estado caracterizado por una severa alteración en la función de órganos y sistemas que se encuentran distantes del foco primario de infección. Así, por ejemplo, un paciente hospitalizado inicialmente por una neumonía (infección del pulmón) puede evolucionar negativamente en horas o días presentando severas alteraciones en la función no solamente del pulmón por la incapacidad de oxigenar la sangre y eliminar el anhídrido carbónico, sino también de otros órganos alejados del foco primario de infección.

UPN_Septicemia_salud

Debido a la presencia de síntomas a todo nivel, esta condición era conocida como “septicemia” o “infección generalizada”, lo que denotaba que el germen responsable de la infección se había “diseminado” desde el órgano inicialmente infectado hacia otros. Sin embargo, la investigación ha determinado que lo que ocurre es una respuesta exagerada de los mecanismos de defensa frente a la infección. Es como si un cazador de aves en su intento de atrapar a su presa utilizara una escopeta y se echara a disparar a diestra y siniestra dentro de una casa, destrozando todo su paso. Esta respuesta indiscriminada a la infección se presenta en el paciente séptico, y produce daños a órganos que no estaban comprometidos. Ahora sabemos que este descontrol no ocurre en todas las personas, sino que hay individuos que nacen con la predisposición genética para responder de esta manera.

Este conocimiento nos ha permitido ensayar nuevos medicamentos que a manera de “extintores” que aplacan el incendio de la sepsis, disminuyendo de modo significativo la elevada mortalidad -cercana al 50%- de estos graves pacientes (1). Tras una exhaustiva investigación clínica, se obtuvo un primer medicamento capaz de reducir el riesgo de muerte en casi un 20%. Pero hace tres años, este medicamento fue retirado del mercado y en la actualidad prácticamente nos encontramos desarmados para combatir esta enfermedad. Sin embargo, investigadores de todo el mundo estamos participando de un ensayo clínico multicéntrico que está probando un nuevo medicamento derivado de la ingeniería genética: Trombomodulina Recombinante Humana. Este medicamento ya tiene licencia en el Japón para aplicarse en casos de Coagulación Intravascular Diseminada, y los médicos estamos muy esperanzados en esta alternativa terapéutica que seguramente estará disponible en el mercado mundial en los próximos años. En nuestro país están participando de esta prueba cuatro unidades de cuidados intensivos de importantes hospitales de Lima y nuestro centro de investigación en el Hospital Central de la FAP se encuentra liderando el enrollment de pacientes a nivel latinoamericano.

upn_sepsis_bebesEl desarrollo de nuevos medicamentos por la industria farmacéutica es un proceso largo y costoso. Se estima que en promedio transcurren 15 años desde los ensayos a nivel pre-clínico en animales de experimentación, pasando por los estudios clínicos en sus fases I, II y III (voluntarios sanos, voluntarios enfermos y pacientes seleccionados) hasta obtener una nueva molécula que demuestre ser lo suficientemente efectiva y segura para ser aprobada por los organismos regulatorios sanitarios (FDA en EEUU y EMEA en Europa).Hasta hace algunos años, la participación en estos ensayos clínicos estaba reservada a importantes hospitales universitarios de EEUU, Europa y Asia.

Actualmente, muchos países latinoamericanos participamos activamente en la generación de nuevo conocimiento, formando investigadores del más alto nivel con estándares de clase mundial. Esta es una gran oportunidad para nuestros futuros profesionales de las carreras de salud UPN debido a la gran demanda de los centros de investigación,  industria farmacéutica y organizaciones de investigación por contrato (CROs) transnacionales. Un campo laboral donde enfermeros, obstetras y psicólogos han conseguido asumir posiciones de liderazgo ejecutivo.

*Este post es una colaboración de Manuel Mayorga, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Privada del Norte.

 Referencias:

(1)  Mayorga M. Estrategias para mejorar la sobrevivencia de los pacientes con sepsis severa. Acta Med Per 2010; 27(4):302-309. http://www.scielo.org.pe/pdf/amp/v27n4/a15v27n4.pdf

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *