Líderes del mañana

Aunque es mucho lo que se ha escrito y dicho sobre liderazgo, alcanzar la condición de líder supone primero que nada un compromiso de vida. Un compromiso que implica hacer propios un conjunto de valores, actitudes y hábitos que deben reflejarse en toda circunstancia. De allí que predicar con el ejemplo constituya la tarea ineludible de un auténtico líder, pues en este ejercicio se demuestra coherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace.

upn_blog_epec_liderazgo 17 abr

Andreas von der Heydt, especialista en temas de liderazgo y colaborador del World Economic Forum (WEF), publicará próximamente un libro en el que reúne su experiencia en este campo y que ha titulado ¿Cuáles son las principales cualidades de los líderes del mañana? Se trata –como explica el autor- de una categorización de las claves de los mensajes que ha recibido de sus lectores y que le permiten concluir las cualidades que requerirán quienes estén al frente de las organizaciones en los próximos años. “Los líderes del mañana, como nunca antes, vivirán, trabajarán y competirán en un mundo altamente dinámico, disruptivo y sensitivo. Considero por ello que la futura hornada de directivos requerirá de unas condiciones únicas”, señala el autor.

Un resumen de las mismas a continuación:

Inspiración

Son líderes que piensan en grande y con coraje, desafiándose a sí mismos y a sus equipos. Deben creer en sus habilidades y capacidades, enfocándose en la totalidad del paisaje y disfrutando de ver más allá de él. Estos líderes piensan, sienten y actúan positivamente y buscan la colaboración de personas con gran imaginación y creatividad. Finalmente, no miden el tiempo que invierten explicando su visión con el objeto de que sus equipos de trabajo la compren y le den valor.

Ejecución

Son líderes eficaces y eficientes a un tiempo, que hacen las cosas correctas de la manera correcta. No se manejan por resultados de corto plazo y por el contrario se centran en el cliente con una perspectiva de largo plazo. Creen firmemente en el arte de la ejecución y saben lo difícil que es lograr la adecuada implementación de los proyectos. Los líderes del futuro conocen las claves del liderazgo elevado, aplicando cabeza y corazón en sus acciones.

Exploración

Los líderes del mañana tienen una gran pasión por aprender, por cuestionar, por bucear hondo y por ser mal interpretados. Todo ello sin ningún temor. Sus intereses no se centran únicamente en su propia organización: ellos toman lo que viene en el camino y con gran curiosidad procuran interpretar el significado de los nuevos lanzamientos en la industria.

Crecimiento

Estos líderes creen en los deseos de sus trabajadores y por ello no consideran límites al crecimiento personal. Son lo que von der Heydt llama “optimistas realistas”. De allí que desarrollan un estilo de comportamiento con una combinación de mente abierta, atención y enfoque. Este tipo de percepción y enfoque les permite ver muchas cosas que otros no podemos. Tienen claridad en torno a lo que desean lograr en la vida y sobre el precio que tienen que pagar por ello, y de igual modo acerca de la noción de balance entre vida y trabajo a partir de la idea de que ambos constituyen un binomio de múltiples conexiones. No consideran el workalcoholismo como una virtud y más bien son devotos de un equilibrio entre gestión y liderazgo.

Desarrollo

Los líderes del mañana disfrutan desarrollando y entrenando a otros. Invierten energía y tiempo construyendo y manteniendo relaciones fundadas en la confianza. La confianza es un elemento esencial por el cual estos líderes trabajan consistentemente, comunicándose con frecuencia y de manera abierta, empoderando y siguiendo elevados estándares éticos. Son activos constructores de empleados comprometidos y emocionalmente conectados con sus organizaciones, por lo que muestran una pasión indestructible por el talento.

Mejora e innovación

Los líderes del mañana analizan datos, se enfocan en los procesos y piensan de manera disruptiva. Son conscientes de que la velocidad importa más que nunca en un mundo que cambia a cada instante. Aplican nuevas métricas de negocio además de las típicas en entornos de mercado distintos. Adicionalmente, utilizan criterios basados en la expectativa y fidelidad de los clientes, ideas disruptivas y la capacidad de inventar nuevos modelos exitosos de negocios.

Cuidado

Este tipo de líderes tienen disposición para apoyar a otros, para dar y para hacer bien todo ello. Cuidan del bienestar de sus colaboradores y de los asuntos sociales y ambientales. Entienden que antes que recibir hay que dar y manifiestan valores integrados de gratitud y aprecio en su entorno próximo y periférico. De manera genuina agradecen a otros por lo que hacen, alejándose de la costumbre de fijarse en el error menudo de algunos jefes. En lugar de ello, identifican logros y ponen los reflectores sobre ellos con la intención de hacerlos memorables. Este tipo de actitudes afirma la confianza y fortalece a los equipos, generando valores de primera importancia para la organización

En definitiva, los líderes del mañana no están a la espera de aprobación social, ni de una ventaja personal o de un reconocimiento como dueños de la verdad. Más que ninguna otra cosa, estos líderes buscan constantemente una oportunidad de contribuir.

Fuente:

https://agenda.weforum.org/2015/04/what-are-the-qualities-of-tomorrows-top-leaders1/

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *