Preparando a los hijos para la elección de una carrera

¿Realmente un adolescente está preparado para elegir una carrera y saber qué quiere hacer con su vida?

La edad entre los 16 y 18 años se conoce como adolescencia tardía cuando hablamos del desarrollo cognitivo. Recién a esta  edad se empieza, rudimentariamente,  a pensar y tomar acciones no egocéntricas. La justicia, la equidad, la herencia son conceptos y acciones que empiezan a aparecer. Casi no tolera  opiniones y puntos de vista diferentes, empieza recién a pensar en el rol que asumirá en la sociedad, inicia el desarrollo de toma de decisiones formales y es altamente idealista. Es en estas condiciones, naturalmente humanas, en la que le pedimos a nuestros jóvenes que tomen una decisión de vida: elegir una carrera. Como vemos no está, cognitivamente hablando,  listo para hacerlo.

Algunos padres esperan que en cuanto finalizan la secundaria, los chicos deben «madurar», tomar grandes decisiones y valerse por sí mismo, casi como por arte de magia. Y en esta situación, se aplica el principio Agustiniano : «Nadie da lo que no tiene».

upnorte_padres

Si por propia naturaleza no están preparados a esa edad para tomar decisiones, si son por esa misma naturaleza altamente idealistas, si los temas que rondan su mente y que son altamente importantes son la justicia, la equidad, y  hasta ese momento no han tomado ninguna decisión importante en sus vidas, ¿cómo decidir algo tremendamente importante como una carrera o profesión que defina el resto de su vida?

Si hasta finales del quinto de secundaria,  un joven ha recibido el desayuno a la mesa o a la cama, no se vale por sí mismo,  o nunca participó de la toma de decisiones de la casa,  ¿cómo pretendemos que pueda tomar una decisión de vida en enero del siguiente año?

Frente a esta situación, ¿qué debemos hacer para ayudar a la naturaleza  y  estimular   el desarrollo cognitivo de nuestros hijos, para formar jóvenes capaces de tomar decisiones en la etapa de la adolescencia tardía?

Los padres debemos, desde la niñez o la adolescencia precoz (10-12 años),  permitir que los hijos colaboren con las tareas de la casa y, poco  a poco, asuman real responsabilidad por alguna de ellas; debemos involucrarlos en los temas y conversaciones  de nuestra real vida cotidiana, debemos permitirlas tomar pequeñas decisiones de la casa  que involucren a todos y felicitarlos por sus buenas tomas de decisiones y analizar con ellos aquellas veces que las veces que no fueron correctas para identificar «que hacer» y «que no hacer».

upnorte_padres_2

La siguiente vez, ayudémosle  a generar sus propias ideas,  a comunicarnos  sus sueños  e ilusiones  y  trabajemos con ellos para ponerlos en “blanco y negro”; vea programas con él y pida sus comentarios , incentive opiniones  contrarias para practicar con él su tolerancia a la frustración, y,  por sobretodo,  ámelo y recuerde que  amar incluye formar.

Si desea que su hijo esté preparado para elegir una carrera, prepárelo  desde casa con algunas de las sencillas y hogareñas situaciones propuestas. Esto le ayudará a  estimular su desarrollo cognitivo y a formar su criterio para tomar decisiones correctas y oportunas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *