Sistema de detracciones e impacto en los flujos de efectivo

El Sistema de Pago de Obligaciones Tributarias (SPOT) o Sistema de Detracciones, fue creado para ampliar la base tributaria en el país, disminuir la informalidad y para garantizar temporalmente y proveer anticipadamente de fondos dinerarios al Estado a través de depósitos en cuentas corrientes de los proveedores de bienes y servicios en el Banco de la Nación. Dichos fondos solo se destinan al pago de tributos, al igual que a multas e intereses, costos y gastos de carácter tributario cuyos responsables sean los titulares de dichas cuentas.

upn_blog_neg_detracciones_26 oct

El sistema de detracciones no califica como deuda tributaria, por no ser considerado un tributo sino un sistema de obligaciones administrativas. En él se resalta el deber de colaboración por parte de los proveedores con el Estado en las acciones de fiscalización, recaudación e información, según el principio de solidaridad esbozado por el Tribunal Constitucional.

Como se puede observar, el sistema de detracciones contribuye a la consolidación de una cultura tributaria en el país, reduciendo la evasión tributaria. Pero en ese objetivo también reduce la generación de dinero en la empresa. Teniendo en cuenta que los montos detraídos equivalen a un porcentaje de los ingresos a cobrar por parte de los proveedores de bienes y servicios, en nuestra opinión es un sistema que debilita el accionar de las empresas para generar recursos financieros en el corto plazo.

Es posible que se argumente que los depósitos en las cuentas corrientes del Banco de la Nación tienen la condición de ahorros, que son fondos que conforman el capital de trabajo de una empresa. Pero no podemos olvidar que el valor del dinero de ayer no tiene el mismo valor de hoy. El valor de un nuevo sol cambia dependiendo de cuándo se obtiene y, lo más importante, lo que se puede hacer con él. Y dentro de esa misma concepción los costos de oportunidad pueden ser muchos.

El valor de los fondos de detracciones en las cuentas corrientes en el Banco de la Nación no sería el mismo si estuviese libre y disponible en poder de los proveedores.

No deseamos que tributos como el IGV o el Impuesto a la Renta queden impagos, pero pueden ser pagados de acuerdo al lugar, forma, plazo, procedimientos y condiciones que dispone el Código Tributario, pero no con una garantía temporal y anticipada, como son los fondos de detracciones (lo que la norma denomina “ingreso como recaudación”). Esta medida permite el traslado temporal y hasta definitivo de los fondos de detracciones a las cuentas del Tesoro Público, en un breve lapso de tiempo, por supuestas inconsistencias e infracciones tributarias cometidas por los proveedores, vulnerando el derecho de defensa de los contribuyentes previstos en el Código Tributario.

De esta manera, queda en los contribuyentes establecer medidas para reducir el impacto financiero del sistema de detracciones, entre ellas la planificación tributaria, estratégica y financiera para el corto y mediano plazo.

*Este post es una colaboración de Estela Larisa Luján Ramírez y Adolfo Ronald Peralta Vílchez, estudiantes de la carrera de Contabilidad y Finanzas de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *