Obsequios promocionales: los dos lados de la moneda

obsequios promocionales negocios

Cierto día caminaba por la calle cuando divisé un tumulto de gente que corría presurosamente a un punto que no estaba muy lejos de donde me encontraba. ¡Será un accidente!, me dije, pero cuando me acerqué vi que se trataba de un camión grande repartiendo gratis bebidas energéticas. En ese momento me pregunté: ¿cuántas botellas se habrán obsequiado al público?, ¿esta entrega se encuentra gravada con el IGV?, ¿alcanzaré a recibir una bebida? (la cola era larga).

Hay muchas empresas que regalan productos con fines promocionales. ¿Cómo se considera este concepto dentro de la Ley del IGV?

Primero revisemos qué grava el IGV:

• La venta de bienes
• La prestación de servicios
• Los contratos de construcción
• La primera venta de inmuebles realizado por los constructores
• La importación de bienes

Y dentro de todos estos conceptos, ¿dónde están consideradas las entregas de bienes con fines promocionales?

El Reglamento del IGV, aprobado por Decreto Supremo N° 29.94-EF, indica en su Art 2° numeral 3 inciso c) que se considera retiro de bienes:

“Todo acto por el que se transfiera la propiedad de bienes a título gratuito, tales como obsequios, muestras comerciales y bonificaciones, entre otros”. Sin embargo, en el mismo inciso c) se precisa que no se considera venta los siguientes retiros:

“La entrega a título gratuito de bienes que efectúen las empresas con la finalidad de promocionar la venta de bienes muebles, inmuebles, prestación de servicios o contratos de construcción, siempre que el valor de mercado de la totalidad de dichos bienes no exceda del uno por ciento (1%) de sus ingresos brutos promedios mensuales de los últimos doce (12) meses, con un límite máximo de veinte (20) Unidades Impositivas Tributarias. En los casos en que se exceda este límite, solo se encontrará gravado dicho exceso, el cual se determina en cada periodo tributario. Entiéndase que para efecto del cómputo de los ingresos brutos promedios mensuales, deben incluirse los ingresos correspondientes al mes respecto del cual será de aplicación dicho límite”.

Esto dice la ley pero aquí va traducido a un lenguaje amigable: si uno regala bienes para promocionarlos, puede tomar el IGV de la compra, pero hay que tener en cuenta un límite, el valor del bien entregado con fines promocionales no debe de superar el 1% del promedio de las doce últimas ventas (este promedio no debe de superar las veinte UIT).

Mientras terminaba la bebida que me obsequiaron estaba segura de que la compañía tendría que aplicar este procedimiento.

Asumiendo que la empresa de bebidas energéticas venderá un promedio S/. 450,000 mensuales, procederé a realizar la siguiente operación:

Ingreso promedio x 1%= 4,500. Se elige el menor
20 (UIT=3,950) = 79,000

Esto quiere decir que S/4,500 será comparado con el valor de mercado de los las bebidas energizantes que para este caso fue de S/5,000.

Valor de mercado = 5,000
Ingreso comparable = 4,500
Exceso = 500 (solo el exceso se grava con IGV por retiro)
Cálculo de IGV:
S/500 x 18% = 90

Estos S/. 90 es lo que tendría que pagar la compañía por IGV correspondiente a la entrega de bienes con fines promocionales.

Cuando una empresa entrega bienes con un objetivo de promoción no solamente debe enfocarse en la intención de incremento de ventas, sino que no debe de descuidar la parte contable y tributaria. Se debe tener presente los límites señalados por ley a fin de determinar qué parte estaría afecta al pago de impuestos como retiro de bienes a fin de no incurrir en una infracción.

*Este post es una colaboración de Cristina Ramos, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *