Morosidad: ¿cómo se ha comportado esta variable durante la pandemia?

¿Cuál es el estado de la morosidad financiera en el contexto de la emergencia sanitaria? El virus de la Covid-19 ha originado la adopción de distintas políticas con el fin de soslayar el impacto en las personas que mantienen créditos.

La morosidad es la falta de puntualidad en los pagos o en el cumplimiento de las obligaciones

En el Perú se han ejecutado distintas medidas (sanitarias, económicas y políticas) con el fin de que el  impacto de la pandemia no sea tan perjudicial en la población. A causa de algunas de ellas, como el aislamiento social, el cierre temporal de negocios y la cuarentena obligatoria, las personas no debían asistir a laborar para evitar una mayor propagación del virus, lo cual conlleva a una evidente reducción en los ingresos de las empresas y personas.

Esto generó una mayor escasez en los recursos monetarios de las familias peruanas, quienes a raíz de estos problemas han visto más  difícil satisfacer sus necesidades básicas y afrontar sus obligaciones con las entidades financieras.

A partir de lo expuesto,  uno de los problemas que cobra notoriedad hoy en día es “la morosidad”. Se define esta palabra como dilación, demora, falta de puntualidad en los pagos o en el cumplimiento de las obligaciones (RAE,2020). Es por ello, que partimos nuestro análisis definiendo los tipos de cartera de créditos directos, revisamos cuál fue su comportamiento dando a conocer el  cambio, de diciembre del año pasado a junio de este, concluimos exponiendo el punto de vista personal. 

En primer lugar, para orientar inicialmente este análisis, haremos mención de los tipos de carteras de créditos existentes en nuestro país, los cuales serán presentados:

a)     Créditos corporativos.

b)     Créditos a grandes empresas.

c)     Créditos a medianas empresas.

d)     Créditos a pequeñas empresas.

e)     Créditos a microempresas.

f)       Créditos de consumo.

g)     Créditos hipotecarios para vivienda.

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP en la resolución N° 11356 del año 2018 detalla y amplía la información acerca de los tipos de créditos. Inicialmente clasifica a las empresas tomando en cuenta el valor de las ventas de los dos últimos años, como también la cantidad de deuda en los últimos 6 meses. Habla sobre los créditos de consumo revolventes y no revolventes, los cuales son otorgados únicamente a personas naturales, puesto que no deben de verse relacionados con alguna actividad empresarial. 

Explica que los Créditos hipotecarios, son otorgados a personas naturales para la adquisición, construcción, refacción, remodelación, ampliación, mejoramiento y subdivisión de vivienda propia, siempre que tales créditos se otorguen amparados con hipotecas debidamente inscritas; sea que estos créditos se otorguen por el sistema convencional de préstamo hipotecario, de letras hipotecarias o por cualquier otro sistema de similares características.

TABLA DE PARTICIPACIÓN DE TIPOS DE CRÉDITOS DIRECTOS
(Junio, 2020)

 

A.

 CORPORATIVOS

B.

 GRANDES EMPRESAS

C.

MEDIANAS EMPRESAS

D.

PEQUEÑAS EMPRESAS

E.

MICROEMPRESAS

F.

CONSUMO

G.

 HIPOTECARIOS

Participación 25.17% 18.51% 16.44% 6.49% 1.10% 16.74% 15.54%
Tasa de morosidad 0.06% 1.33% 7.28% 7.07% 4.73% 3.71% 3.58%

Fuente: ASBANC
Elaboración: propia

La tabla de participación de tipos de créditos y tasa de morosidad, muestra convenientemente los datos registrados por cada tipo de cartera de crédito en el mes de junio del 2020. La cartera corporativa, fue la que colocó la mayor cantidad y registró 25.17% del total. En el segundo lugar se ubicó la cartera de Grandes Empresas con una participación de 18.51% del total.  En tercer puesto, con 16.74% del total, la cartera de consumo. En cuarto lugar, la cartera de medianas empresas registró 16.44% del total. Como quinta cartera, está la de créditos hipotecarios con 15.54% del total. La sexta cartera es la de pequeñas empresas con 6.49% del total. Finalmente, con 1.10% la cartera de microempresas concluye la lista.

La ilustración “Evolución de la morosidad total” nos permite observar en el comportamiento de la tasa de morosidad que, pese a haber tenido una evidente reducción desde agosto del 2019, hasta diciembre del mismo, cambió drásticamente, resultado de los cambios coyunturales debido al virus Covid-19, esta evidencia gráfica concuerda con las explicaciones que la SBS (2020) da a conocer sobre la situación en el sector financiero. Donde afirma que, los ingresos en los meses de marzo y abril se han reducido debido a los shocks iniciales de la pandemia, estos a su vez, causaron un deterioro significativo en las provisiones de los clientes, entre los cuales, existe un gran número que se sujetó a la medida de exoneración de pagos, quienes, además, al término de esta medida harían evidente su vulnerabilidad por la pérdida de empleos o, en general, por la afectación en sus ingresos.

De lo afirmado en los dos párrafos anteriores, se debe tener en cuenta que, las medidas económicas han tenido que adaptarse a las características específicas de cada tipo de clientes de las distintas carteras comerciales de crédito directo. Sobre este punto, en uno de los documentos de trabajo de la SBS, esta expresa: “la cartera de consumo es la más riesgosa porque es muy sensible a factores como el empleo: un mes sin ingresos puede conducir rápidamente al impago de este tipo de créditos”. (Carlos Aparicio & Hesione Moreno, p.4, 2011) Muestra la importancia de desagregar un análisis para extraer las características individuales de cada tipo de cartera de crédito directo.

En un análisis cuantitativo, damos a conocer que, las carteras que han mantenido el mismo nivel de tasa de morosidad son la de tipo Corporativos y de Grandes Empresas, que el pasado diciembre registraron 0.02% y 1.34 % y en junio del presente año 0.06% y 1.33 % respectivamente. Por otro lado, las carteras de las medianas empresas y pequeñas empresas, muestran una reducción para junio de 9.44% y 13.85 % respectivamente, en función al último mes del 2019. Además, los tipos de cartera para las microempresas, consumo, e hipotecario presentaron un incremento del 38.79%; 23.77% y 21.09 % respectivamente. Toda la información se presentó a fin de invitar al lector a reflexionar e investigar más sobre las normativas implementadas, y posteriormente crear un juicio sobre qué debería de mejorarse o modificarse.

Se concluye  que el virus Covid19 causó un aumento de la morosidad en las carteras de crédito directo durante los meses de marzo y abril obteniendo un valor mayor del que se obtuvo en el año 2018.  No obstante, este shock se contrajo regresando a un nivel muy cercano al mantenido durante los últimos dos años. Se presenta la siguiente interrogante: ¿La morosidad continuará reduciéndose o se elevará nuevamente por los nuevos sucesos que acontecieron a causa de este letal virus?

Tras realizar el análisis individual, se descubrió que, el impacto fue en mayor proporción en las carteras de medianas empresas y en el tipo de crédito de consumo que hace referencia a las compras con tarjeta de crédito, esto se debe a que en primer lugar  las empresas medianas son las que se encuentran financiadas y utilizan los créditos financieros como una opción de crecimiento, por otro lado en el tipo de crédito de consumo, dado que las personas no pueden laborar con normalidad o se encuentran en suspensión perfecta de labores, no cuentan con goce de haberes en otras palabras  si trabajan reciben quizá menos con lo cual contaban o no tienen ningún tipo de ingreso.

Finalmente, podemos decir que la morosidad fue afectada, quizá no en gran magnitud, pero si esta situación se mantiene por mucho más tiempo, se estaría volviendo peligrosa, ya que el crecimiento de esta tasa, estaría evidenciando la terrible situación en la cual se encontraría afrontando la población en general, no teniendo un sustento económico para cumplir con sus obligaciones. Quizá ahora la nueva pregunta que  debemos hacernos es si las medidas que están tomando el estado son suficientes para calmar este problema y los que faltan por venir.

*Este post es una colaboración de los estudiantes Brenda Ramírez y Franco Chala de la carrera de Economía y Negocios Internacionales. 

Te invitamos a conocer más sobre nuestra Facultad de Negocios  AQUÍ y también puedes revisar nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *