Economía nacional: una caída sin precedentes y el complejo camino de la recuperación

Un diagnóstico de la economía nacional en el primer año de pandemia. Si como apuntan diferentes proyecciones la caída del PBI durante el 2020 será de cerca de 15%, entonces según datos del Banco Central de Reserva (BCRP) estamos ante la más grande crisis económica en más de un siglo.

economía nacional

El nivel de empleo fue uno de los componentes más afectados de la economía nacional debido a la pandemia. La tasa de desempleo se elevó a 16.4% a octubre de 2020. (Foto: dw.com)

Durante el último año la pandemia de Covid-19 obligó a la mayoría de gobiernos a adoptar medidas de confinamiento que tuvieron efectos colaterales en la actividad económica. Entre los principales impactos se encuentran el deterioro significativo de la demanda interna, recesión técnica, altos niveles de desempleo, déficits fiscales, altos niveles de deuda pública y déficits comerciales.

Uno de los índices macroeconómicos más afectados es el empleo, con un aumento del número de desempleados por el cierre o la reducción de la actividad de las empresas, así como por una menor oferta de trabajo. De esta manera, millones de personas y familias vieron disminuidos sus ingresos debilitando la demanda interna y ocasionando una caída libre en la producción global definida como recesión técnica en el corto plazo.

Panorama nacional: elevado desempleo, caída de la demanda interna y mayor informalidad

¿Cómo se ha visto perjudicado el empleo en la población peruana durante la pandemia? Podemos decir que de manera sensible: tuvimos un aumento drástico del desempleo que a inicios de la pandemia se ubicó en 7.8% y que a octubre se encontraba en 16.4%, tasa explicada por la crisis sanitaria que impide el funcionamiento de la economía al 100% de su capacidad instalada.

Frente a la pandemia el gobierno actuó a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) con una política fiscal expansiva consistente en el aumento significativo del gasto público, aplazamiento de pago de impuestos y mayores transferencias con el propósito de reducir el impacto negativo en el PBI, indicador que cuantifica la producción global de la economía que aún se encuentra en nivel de recesión. Sin embargo, las medidas adoptadas por el gobierno incrementaron significativamente el gasto público que se expresó en mayores déficits fiscales y deuda pública.

Los estímulos a la economía para reducir los estragos de la pandemia no solo fueron del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). También respondió con estímulos monetarios el BCRP mediante políticas monetarias expansivas con una mayor inyección de liquidez y reduciendo significativamente la tasa de interés de referencia o tasa de interés de política monetaria de la banca. Todo ello estuvo orientado a paliar la reducción de la demanda interna, el consumo, la inversión, el empleo y en general la caída de la actividad económica que se manifestó como hemos mencionado en una recesión técnica (caída del PBI por dos trimestres consecutivos).

Para el gobierno las expectativas de recuperación en el año que comienza son alentadoras. Más allá del efecto rebote, esperemos que el Perú encuentre una ruta de crecimiento sostenible en los próximos años.

*Este post es una colaboración de Hayumi Ataulluco, Fiorella Meza, Fernando Mori y Jahir Salazar, estudiantes de la carrera de Economía de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre economía y otros temas de Negocios ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *