Consejos para un ejercicio eficaz de la docencia universitaria

consejos para el ejercicio eficaz de la docencia universitaria

La educación superior tiene como papel fundamental y misión esencial la formación de profesionales competentes y capacitados, que actúen como ciudadanos responsables y que contribuyan con el desarrollo de la sociedad en su conjunto con una perspectiva transformadora.

Pero es necesario hacer un alto y plantearnos la siguiente interrogante: ¿qué docente tiene dicha responsabilidad? Respondiendo a dicha pregunta podemos hacer mención al tipo de docente y a las funciones que debe tener el mismo para contribuir al desarrollo de las competencias que pretende en sus estudiantes.

En tal sentido, un docente debe tener una formación pedagógica sólida y humana, debe poseer una vocación por la enseñanza que le permita adaptarse a los cambios que demanda la educación día a día y en un contexto dinámico de trabajo, posibilitando la resolución de problemas y el desempeño competente de sus estudiantes.

Sumado a lo anterior, debemos considerar la aparición de nuevas tecnologías, el auge de internet que hoy en día constituye una nueva forma de aprender ante la cual un docente debe de responder eficaz y eficientemente, ya que a través de plataformas tecnológicas y el uso de la web se puede posibilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las funciones del docente están relacionadas con el desarrollo tecnológico, y por ello debemos considerar el uso de herramientas tecnológicas que son de fundamental importancia para el éxito tanto de docentes como de estudiantes de cualquier nivel y modalidad educativa. Por ejemplo, podemos tomar en cuenta lo referido a un tutor virtual en donde éste debe tomar la iniciativa e incentivar  a los estudiantes, incluso adelantándose a los posibles problemas, debe ser proactivo, atender sin demoras las consultas, responder con claridad y en forma breve todos los mensajes, estimular el liderazgo generando seguridad en los estudiantes.

En conclusión, las funciones a las que debe responder un docente son el resultado de una combinación de cualidades; todo educador es una mezcla de aptitudes, es coherente, se preocupa, es flexible. La flexibilidad implica que ante una situación especial o problema el docente sea capaz de hacer cambios en las lecciones o actividades en el momento. Por ejemplo, si la mitad de estudiantes no comprenden un concepto, el docente no puede continuar sin encontrar una mejor explicación para que entiendan.

Un buen docente se preocupa en realizar su mayor esfuerzo para asegurar que todos los estudiantes sean exitosos, debe conocer sus personalidades e intereses para poder incorporar esos componentes y compartir personalmente con cada uno.

Un buen docente es creativo cuando es capaz de crear lecciones que atraigan la atención de los estudiantes y los incentiva a continuar y apasionarse por lo que aprenden.

Un buen docente es dedicado y se preocupa por entregar a sus estudiantes la mejor educación posible. Responde con ello a la función académica, evaluadora, transformativa. Es común que los educadores lleguen temprano y se vayan tarde, e incluso trabajen parte de un fin de semana fuera de sus horas de trabajo para asegurar buenas lecciones. Esto va de la mano con el objetivo institucional de mejoramiento académico de los estudiantes, teniendo en cuenta los indicadores de calidad respectivos.

Consideremos también que un buen educador debe poder reconocer y ser empático con sus estudiantes. Tiene que tratar de ponerse en el lugar de sus estudiantes y ver las cosas desde su perspectiva, lo cual es esencial para ayudarlos a triunfar.

La habilidad de atraer la atención en un aula y ser capaz de mantenerla por tiempo prolongado es muy difícil, por lo que es necesario que el docente cree lecciones divertidas, frescas y llenas de energía, que deje al estudiante motivado a continuar la clase. Todo ello se relaciona de forma dinámica en el proceso de enseñanza-aprendizaje o en el arte de aprender.

Fuentes:

González Maura, Viviana (2000), La profesionalidad del docente universitario desde una perspectiva humanista de la educación http://www.oei.es 

UNESCO Conferencia Mundial sobre la Educación Superior 1998

Imbernon, Francisco (2001), La profesión docente ante los desafíos del presente y del futuro. En: Marcelo, C. (editor), La función docente. Madrid. Editorial Síntesis. pp. 27-41

*Este post es una colaboración de Marino García Arguedas, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *