Arequipa: distinguida, ejemplar y orgullosa de sus encantos

Breve crónica de la primera visita a una ciudad a la que siempre se quiere volver.

Arequipa: distinguida, ejemplar y orgullosa de sus encantos

Ocaso arequipeño bajo la presencia tutelar del Misti. (Gestión)

Hace poco aproveché mis vacaciones del trabajo y decidí emprender rumbo hacia una ciudad a la que tenía muchas ganas de ir desde hace mucho tiempo. Tuve también la oportunidad de poder desarrollar una investigación y aplicarla en el curso de Productos Turísticos. Ya me habían hablado sobre el orden y el amor propio que tienen por su tierra los habitantes de la ciudad de Arequipa, tanto así que hasta bromean (algunos hablan en serio) con el hecho de independizarse del Perú.

Mi estadía en la Ciudad Blanca fue corta pero encantadora: tres noches y cuatro días no son suficientes para disfrutar de todo el menú que tiene por ofrecer, desde la gastronomía hasta lugares tan maravillosos como el Valle del Colca o la Catarata de Pillones. Cada vez se van descubriendo más atractivos turísticos que nos dejan sorprendidos por sus características. Un ejemplo es el bosque de piedras de Imata, cuyas piedras han sido moldeadas por las lluvias y la erosión del viento creando formaciones rocosas semejantes a seres vivos.

Arequipa: distinguida, ejemplar y orgullosa de sus encantos

Esperando el paso de los cóndores en el Cañón del Colca.

Mi estómago estuvo más que agradecido durante el viaje al probar los platos típicos como el adobo, rocoto relleno o el chupe de camarón. ¿Dónde conseguirlos? Las picanterías son la respuesta: La Nueva Palomino, La Benita de Characato y La Capitana son las más conocidas. Aunque no son nada baratas, puedes compartir tu plato con otra persona y así te ahorras el 50%. Eso sí, recomiendo ir lo más temprano posible porque todo vuela. En esta ocasión y por motivos de ahorro, decidí quedarme en el hostal El Solar Inn y la verdad es que tiene todo lo necesario y se encuentra en muy buenas condiciones. Sin embargo, Arequipa también cuenta con hoteles categorizados en cinco estrellas, entre ellos la cadena más importante del país: Casa Andina con su restaurant La Plaza.

Arequipa: distinguida, ejemplar y orgullosa de sus encantos

El autor de la nota en las canteras de Añashuayco.

Sinceramente hubiera deseado pasar muchos días más y poder conocer muchos más lugares, pero no hay primera sin segunda. Regreso contentísimo no solo por haber conocido otra parte del Perú, sino también por presenciar directamente cómo es que los habitantes de la ciudad aprecian lo que tienen con detalles muy simples: dejan pasar al peatón primero, depositan los desechos en un tacho de basura y son amables con cualquier turista, ya sea nacional o extranjero. ¿Se imaginan si en cada ciudad del Perú empezáramos a respetarnos con detalles tan simples como esos? No tendríamos límite.

* Este post es una colaboración de Luis Gustavo Díaz Delgado, estudiante de la carrera de Administración y Servicios Turísticos de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *