“Antes que mis estudiantes sean grandes profesionales, deben ser buenas personas”

Nuestra docente Rosa Pedroza nos cuenta que a pesar de las dificultades que conlleva la pandemia, la educación remota le permite crear estrategias para estar cerca de sus pupilos, de quienes dice: «antes que mis estudiantes sean grandes profesionales, deben ser buenas personas».

antes que mis estudiantes

Rosa Pedroza nos cuenta que ha encontrado con sus estudiantes grandes ventajas en la educación remota.

Una frase motivacional y una canción de Rocky acompañan la labor de Rosa Pedroza en sus clases de Psicología y Administración. Captar la atención de sus estudiantes en medio de la preocupación natural de la pandemia no es tarea fácil, pero ella está dispuesta a seguir luchando a contracorriente, con actitud positiva y un cariño incomparable por su segunda familia, sus estudiantes, de quienes refiere: son únicos.

Rosa inicia la conversación comentándonos que una de las principales habilidades que ha obtenido con la pandemia es aprender a modular su tono de voz y practicar una mejor vocalización para el entorno digital. Ella se ha convertido en una “narradora de cuentos”, acompañando y transmitiendo su actitud positiva a través de su voz, cuidando el tono ideal para sostener la atención de sus estudiantes durante las 2 o 4 horas de duración de su clase remota.

“Considero que la actitud positiva es clave para superar cualquier obstáculo y me encanta estimular a mis estudiantes con frases motivadoras y música que los anime a seguir adelante”, nos comenta Rosa.

Acostumbrada a la realización de dinámicas interpersonales para sus cursos de la carrera de Psicología, Rosa invitó a sus estudiantes a participar con un familiar para poder así simular situaciones de atención reales. Su descubrimiento en una de las sesiones fue sorprendente.

“Considero que la actitud positiva es clave para superar cualquier obstáculo y me encanta estimular a mis estudiantes con frases motivadoras y música que los anime a seguir adelante”

“Esta situación une a la familia, ven cosas que estando ahí no las han observado”, comenta. Siguiendo la conversación nos cuenta, aún asombrada, como a partir de una de las dinámicas uno de sus estudiantes pudo identificar y reconocer el trastorno que se ocultaba en un familiar.

“Estás conociendo y compartiendo con tu familia. Tanto pedíamos estar cerca a nuestras familias… este es el momento, esta es la oportunidad”, exhorta nuestra docente, contenta por los logros obtenidos con sus estudiantes.

Nos cuenta que algunos de ellos incluso le piden más conocimientos, confesando que ven en las dinámicas de educación remota una solución, un nuevo medio con ventajas diferentes para seguir practicando para su desarrollo profesional. Una entrevista psicológica, por ejemplo, es grabada, pueden parar y analizar rasgos que a simple vista no hubiera sido posible, hay una ventaja de espacio tiempo.

Es importante perder el temor a la educación remota o los cursos virtuales. Este es el mundo de la tecnología, hay países más desarrollados en los cuales la educación en colegios ya no es presencial, sino virtual. Sin embargo, aunque nosotros no estamos a ese nivel, apuntamos a ese mundo más desarrollado donde la tecnología va a poder facilitarnos y ampliar las oportunidades.

Finalmente, Rosa destaca la inclusividad de la estrategia de educación remota, “Ahora todos son importantes, cada uno puede adecuar su espacio, agrandar su pantalla, regular su luz, sentirse cómodo”, concluye.

Conoce otros testimonios de nuestros docentes en tiempos de pandemia ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *