Administración y proyectos de vida sostenibles

Cuando se termina el colegio y pensamos en la universidad, nos proyectamos a una profesión que nos permita estabilidad laboral y económica en el futuro, y por lo general ha sido siempre así. Sin embargo, en nuestro rol de docentes nos encontramos hoy al otro lado de la vereda y somos quienes damos la bienvenida a los nuevos estudiantes dentro de los espacios de enseñanza-aprendizaje. Pero, ¿se trata solo estudiar una carrera para luego tener un trabajo estable? No.

proyecto de vida sostenible administración

Cada minuto de experiencia educativa es orientadora en el desarrollo más amplio de la existencia de un ser humano y es en definitiva el objetivo primordial de convivencia armónica entre todos.

Cuando nuestros jóvenes eligen estudiar Administración el objetivo es mayor, y la transformación va de la mano con un proyecto de vida sostenible, que significa trascender en ámbitos económicos, sociales y ambientales donde el conocimiento adquirido se ponga de manifiesto en soluciones compartidas, rentables, armónicas y de respeto.

La Administración brinda la oportunidad de análisis constante y cotidiano, pues nuestra naturaleza humana necesita ese orden orientado hacia objetivos renovables y de identificación de oportunidades, reconocimiento de fortalezas y debilidades, y lo más importante, de toma de decisiones.

Por este motivo, el conocimiento adquirido en las aulas debe trascender y verse reflejado en comportamientos humanos coherentes, razonables y sobre todo satisfactorios; que permitan al profesional trabajar no por necesidad, sino por placer y convicción.

En nuestra carrera nos enseñan a desarrollar estrategias y luego las orientamos por especialidades para un mejor entendimiento. Pero, ¿cómo una sesión de aprendizaje en el aula puede trascender en un proyecto de vida sostenible? Ello es labor del docente del siglo XXI y puede observarse en muchos momentos. Por ejemplo, en un curso de Recursos Humanos nos orientan en el manejo de perfil, reclutamiento, evaluación y selección de personas para un puesto de trabajo. En un proyecto de vida sostenible, ese mismo conocimiento debe servir para saber seleccionar adecuadamente a la persona que compartirá un proyecto de vida familiar, núcleo de una sociedad que necesita bases sólidas de permanencia.

Un curso de Microeconomía o de Costos y Presupuestos debe servir para el adecuado manejo de la economía familiar y reconocer que siempre los ingresos deben ser mayores a los egresos, evitando caer en la ola del crédito y el endeudamiento constante. Un curso de Marketing nos enseña entre otras cosas a manejar imagen, esa imagen personal y familiar puede ser determinante para desarrollar mejores entornos amicales y acceder a mejores oportunidades de convivencia social, pero debe ser concreto y real, no se trata de verse así, sino de ser así y comunicarlo con el comportamiento. Y un curso de Planeamiento Estratégico puede orientarnos a reconocer nuestro FODA personal, aquel que nos permite aceptar nuestras capacidades y habilidades, pero al mismo tiempo nuestras limitaciones sin ser estas un problema de vida, sino una respuesta para saber por dónde no podríamos avanzar en primera instancia.

Como vemos, el éxito profesional y personal van de la mano y a ello se refiere nuestra Universidad Privada del Norte cuando habla de transformar la vida de nuestros estudiantes, una vida que no dura solo cinco años, sino que se mantiene sólida y sostenible en adelante, con una propuesta de seres humanos comprometidos en el desarrollo social, económico y ambiental de una comunidad, y que está dispuesta a aportar lo mejor de sí en beneficio y logro de objetivos compartidos por muchos.

De por sí, la carrera de Administración está enfocada en la formación de emprendedores y el reconocimiento de entornos empresariales a través de la búsqueda de oportunidades que permitan desarrollos económicos, pero el reto es mayor y el convencimiento radica en que con buenas personas, haces buenos negocios. Hagamos de nuestros estudiantes buenas personas, esos buenos profesionales, padres, hermanos, esposos, amigos y ciudadanos de bien que harán posible el progreso compartido y una convivencia armónica y solidaria.

*Este post es una colaboración de Octavio Espinoza Chávez, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *