Acciones de control a trabajadores dependientes

En los últimos días la SUNAT viene cursando cartas y esquelas inductivas a contribuyentes perceptores de rentas de quinta categoría debido a que ha detectado que existen trabajadores dependientes que han prestado servicios para más de un empleador y han omitido presentar la declaración jurada al empleador que paga mayor remuneración respecto de las rentas obtenidas de otros empleadores.

upn_blog_neg_sunat_2 sep

En consecuencia, no se les ha efectuado la retención del impuesto en su totalidad; por ello, el órgano recaudador ha emitido esquelas y cartas inductivas recomendando la revisión de su información, y de ser el caso el pago del tributo omitido[1].

Respecto a las esquelas y cartas inductivas debemos precisar que ambas son acciones destinadas a lograr la regularización voluntaria del supuesto tributo omitido, excepto que el órgano fiscalizador podría iniciar posteriormente un procedimiento de fiscalización siempre que exista interés fiscal. La diferencia principal entre ellas, es que en las cartas el contribuyente solamente tiene la obligación de presentar una respuesta por escrito a través de mesa de partes, mientras que en las esquelas resulta necesaria la asistencia (comparecencia) del contribuyente a las oficinas de la SUNAT a fin de brindar sus descargos.

Por las consideraciones expuestas hacemos las siguientes recomendaciones: (1) Los trabajadores que han recibido cartas inductivas deberán evaluar la comunicación efectuada por la SUNAT y responder en el plazo establecido, (2) Los trabajadores que fueron notificados con esquelas inductivas, deberán comparecer ante la Administración Tributaria a fin de evitar ser sancionados con multa por no asistir a la comparecencia, (3) Recuerde que tanto las cartas y esquelas inductivas son mecanismos de control que realiza la SUNAT y no tienen carácter obligatorio, sino voluntario, es decir, si el contribuyente (trabajador) estima conveniente, paga al contado o fracciona el tributo, (4) Las cartas y esquelas inductivas no generan efectos jurídicos respecto de los intereses, obligaciones o derechos de los contribuyentes. Por tanto, mediante este tipo de actuaciones no resulta posible ninguna medida de embargo al trabajador, ni se interrumpe el cómputo del plazo prescriptorio, y (5) En el caso de los empleadores siempre existe la obligación de efectuar la retención, salvo que el trabajador presente copia de la declaración presentada al empleador que abona mayor retribución.

* Este post es una colaboración de Rubén Saavedra Rodríguez, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.


[1] Los periodos que están observados comprenden los ejercicios fiscales del 2010 a 2014.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *