«Estudiar en Canadá fue una experiencia emocionante»

"estudiar en canadá fue una experiencia emocionante"

Mi nombre es Fiorella Arribasplata, soy estudiante de la carrera de Administración y Negocios Internacionales en la Universidad Privada del Norte y al inicio del año 2017 postulé para la beca ELAP (Emerging Leaders in the Americas Program), la cual brinda la oportunidad a estudiantes como yo de cursar un semestre en Canadá.

Gracias a Dios, tiempo después me comunicaron que había obtenido la beca. A finales del año 2017 realicé los trámites correspondientes para poder realizar mis estudios académicos en el Centennial College, en Scarborough, Toronto. Siendo pequeña, Canadá fue el primer país que pude conocer. Por ello, llegar en pleno invierno fue una sensación increíble: los paisajes, la nieve, una temperatura de -15°. Para mí Canadá era un sueño hecho realidad.

Al llegar a Centennial College tenía muchas emociones encontradas, pero sobre todo unas ganas inmensas de comenzar las clases en otro idioma, aunque sin saber qué me podría encontrar en el camino: quizá nuevos retos y mucho más. Una semana antes del inicio a clases, todos los estudiantes internacionales y de intercambio tuvimos un día de orientación para conocer algunos aspectos y normas, así como áreas para ayudarnos y guiarnos durante nuestros estudios.

"estudiar en canadá fue una experiencia emocionante"

Ese mismo día conocí a la que sería mi amiga más cercana y con la cual vivimos gratos momentos y de quien aprendí mucho. Pese a que el intercambio terminó, no hemos perdido contacto. De la misma manera, poco a poco hice amigos de distintas carreras y todos estábamos muy animados por comenzar el semestre. Los docentes siempre estaban dispuestos a ayudar a los alumnos, realizaban actividades para relacionarnos y sentirnos más a gusto con las materias, ya que como mencioné, gran parte de la clase eran chicos cuyo primer idioma no era el inglés. Sin embargo, gracias a este idioma pudimos comunicarnos y logramos realizar buenos trabajos en equipo sin problema alguno.

Por otro lado, en cuanto a la estadía, quienes llegan aquí cuentan con diferentes opciones que dependen de cada persona. Por ejemplo, yo opté por un “homestay”, que supone básicamente tener una familia adoptiva. Gracias a Dios, la familia con la cual me quedé me trató como en casa, compartimos y celebramos cumpleaños juntos. Se me hacía muy fácil ir a la universidad, ya sea en bus o caminando, sobre todo al empezar la primavera, puesto que el invierno parecía no terminar nunca. Además, la casa donde residía quedaba a unos minutos a pie de una iglesia llamada St. Barnabas Catholic Church, que me evocaba mi urbanización en Trujillo. Con el pasar de los días, ya me había acostumbrado a mi nuevo hogar, al sistema del TTC -para transportarse de distintas zonas- tenía mi horario, amigos y mi rutina.

"estudiar en canadá fue una experiencia emocionante"

También tuve la oportunidad de conocer otras ciudades increíbles, entre las cuales mi favorita fue Stratford. Esta ciudad reflejaba un lado de Ontario no visto, más clásico, así que tan solo estar ahí era como si jamás hubiera transcurrido el tiempo; la calidez y sencillez de las personas adultas te hacían sentir muy bienvenido. Asimismo, al culminar las clases fui con unas amigas a Niagara City, Mississauga, donde realizamos actividades muy emocionantes y que vale la pena hacer una vez más: ir a las Cataratas de Niagara, subirme a un barco, patinar sobre hielo o en una pista lisa.

En fin, realizar mis estudios en Canadá sin duda fue una de las experiencias más gratificantes y emocionantes. Este país promueve la multiculturalidad y esto me permitió conocer distintas culturas, diferentes puntos de vista, intercambiar ideas, hacer amigos de distintas nacionalidades, y del mismo modo valorar más a mi país, ya que el Perú tiene muchas cosas grandes por lograr. Hablar de todo lo que uno puede ser aquí me hacía sentir muy orgullosa de mi origen, y Toronto me ayudó a trazarme nuevas metas y a tener una visión más amplia en el aspecto personal como profesional.

Por todo ello, si quieren conocer este país increíble, los invito a participar y poner lo mejor de sí mismos. Agradezco a Dios por esta experiencia inolvidable, a mis padres por su gran apoyo en todos los aspectos y a la Universidad Privada del Norte por ayudarme a vivir la experiencia de estudiar un semestre en el extranjero.

*Este post es un testimonio de Fiorella Arribasplata Meléndez, estudiante de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte.

Conoce otras experiencias de intercambio de nuestros estudiantes ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (2 valoraciones, promedio: 2,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *