«Me llevo una experiencia que suma a mi formación profesional»

"me llevo una experiencia que suma a mi formación profesional"

Medellín es una ciudad digna de valoración positiva en varios sentidos: en lo social, cultural y a nivel de infraestructura. Sin embargo, desde que pisé el aeropuerto hasta llegar a la ciudad, sentí la nostalgia de dejar el país. Ya al instalarme en la Residencia Estudiantil Medellín me recibieron con gran calor humano y pensé que no había salido de mi hogar. Eso es admirable.

Respecto a mis clases, me sorprendió ver que hay una comisión de recepción y apoyo a los extranjeros en la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB). Fueron sus integrantes quienes me dieron la bienvenida y me brindaron una inducción académica y cultural. Con ello me ayudaron a que mi adaptación fuera medianamente rápida y a comprender algunas diferencias que tenemos en el uso de ciertos términos. Sé que como todo ingeniero tengo que ser versátil para adaptarme a cualquier cambio.

Considero que la Facultad de Ingeniería de UPB tiene un nivel académico sobresaliente y un currículo bien estructurado que combina ciencias, finanzas y operaciones sin dejar de lado una política socio-cultural admirable, que te da la oportunidad de conocer museos, parques y otras ciudades cercanas a Medellín. También quiero elogiar las acciones de inclusión social que permiten llegar a los que más necesitan y aplicar políticas para que ciertos grupos de ciudadanos puedan surgir y desarrollar autonomía.

Pienso que la decisión de salir de tu país es un paso muy importante para todo profesional, sobre todo porque vivimos una etapa de globalización cultural, social, académica y ambiental. El impacto de este viaje ha sido positivo para mí en diferentes ámbitos. Es importante destacar que podemos llegar a ser personas de bien a través del estudio, y en Medellín he conocido nuevas técnicas ingenieriles con grandes docentes (ingenieros que conocen técnica y teoría) mediante metodología casuística.

Como futuro profesional creo que esto es muy relevante, ya que puedes ver la realidad de una empresa sin dejar de lado el nivel teórico, aplicando a la vez técnicas sostenibles que rescatan la planificación urbanística de la mano con el crecimiento de la industria. Todo esto se resume en los cuatro fundamentos o pilares que debe tener todo futuro ingeniero -técnicos, culturales, ambientales y emocionales- para desenvolverse armoniosamente.

Por último, me llevo conocimientos técnicos, culturales, sociales y personales que suman a mi formación profesional y que se verán reflejados en un futuro.

Me siento agradecido con la Alianza del Pacífico por brindarme esta beca y gran oportunidad. Todo esto tendrá frutos cuando me convierta en ingeniero industrial.

*Este post es un testimonio de Jorge Luis Natividad Maguiña, estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *