«Conocer otra cultura, otra realidad, nos ayuda a crecer»

"conocer otra cultura, otra realidad, nos ayuda a crecer"

Hola, mi nombre es Juan Ambrosio, soy estudiante de la carrera de Psicología de la Universidad Privada del Norte y el semestre pasado tuve la gran oportunidad de realizar un intercambio en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue y sigue siendo de las mejores experiencias que pude vivir tanto en lo académico como en el área de desarrollo personal.

Aún recuerdo bien cuando inicié las gestiones del intercambio. Con un poco de nerviosismo fui a indagar por las posibilidades para realizarlo, y me llevé la sorpresa de que una de las mejores universidades latinoamericanas -la UNAM- me ofrecía la oportunidad. Fue así como me entraron las ganas y la obstinación por viajar, pues imaginé esto como un reto: un nuevo país, nuevos desafíos académicos; es más, mi primera experiencia viajando absolutamente solo. Todo se veía maravilloso pero no fue tan fácil, había muchos documentos que entregar y el entregarlos no garantizaba mi ingreso a la UNAM, quizá por la cantidad de postulantes que hay año a año. Pero a pesar de eso trataba de no pensar tanto en si ingresaba o no: simplemente me hacía la idea que todo estaba listo.

Cuando ya había terminado de hacer la documentación respectiva, llegó, en mi opinión, lo más complicado de todo, esperar. Era curioso estar yendo a la Oficina Internacional de la universidad para preguntar si había alguna respuesta por parte de la UNAM, hasta me decepcioné cuando supe que algunos compañeros que también habían postulado ya habían recibido una respuesta no tan motivadora (no fueron aceptados). Pero para mi suerte, un jueves, aun lo recuerdo tan bien, recibí un correo por parte de la UNAM en el que me informaban que había sido aceptado para realizar el intercambio. No tengo palabras para describir la alegría y mezcla de emociones que me produjo esa noticia; solo que fue realmente maravilloso.

Fue así como inicié esta gran aventura. La UNAM tiene demasiadas cosas por dar: en lo académico, lo cultural, lo social, lo político; rayos, son muchas cosas, es una universidad inmensa (literal, la UNMSM sería solo la quinta parte de lo que es la UNAM con respecto a tamaño, y no creo exagerar). Gracias a la orientación de los diversos doctores con los que llevé las materias pude descubrir nuevos aspectos de la psicología. Quedé fascinado y muy entusiasmado por todo el conocimiento que me proporcionaron en aulas, la vasta biblioteca, los diversos ámbitos de investigación, el gran nivel de los docentes que dan cátedra (son de los mejores que hay allá), y no puedo dejar de mencionar el hermoso país que es México. Junto con el estudio, también pude construir amistades y conocer más acerca de la cultura mexicana, su forma de gobierno, la calidez de su pueblo y los deliciosos tacos al pastor que me conquistaron.

La UNAM y México me dieron muchas lecciones, ahora estoy muy seguro que el conocer otra realidad, otra cultura y otra metodología ayuda demasiado en el crecimiento académico-profesional. Solo espero poder regresar, ya que tengo muchos deseos de seguir aprendiendo y conociendo de lo mucho que esta gran universidad aún tiene por ofrecerme.

*Este post es un testimonio de Juan Ambrosio, estudiante de la carrera de Psicología de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *