Recuerdos de mi último año en UPN

Ele Miluska Canto Morey, estudiante de noveno ciclo de la carrera de Administración y Negocios Internacionales en la sede Cajamarca, nos cuenta su experiencia universitaria y nos brinda consejos para el último año de estudios.

«Mi vida universitaria será recordada como una de las mejores épocas de mi vida. Uno empieza muy emocionado en la primera clase, el primer profesor,  el primer trabajo en grupo, y fuera de ella, la primera fiesta de cachimbos.

Recordaré, sobre todo, la protección de todos los profesores que te ven con cara de “recién salido del colegio”. Al poder ver, sentir y vivir estas nuevas experiencias, a uno le da ganas de hacer todo al mismo tiempo y a veces,  no se sabe por dónde empezar. Como es de esperar, el tiempo pasa y en un abrir y cerrar de ojos ya te encuentras en los últimos ciclos, dándote cuenta que ya eres casi un profesional, a puertas de salir a la cancha a defenderte por ti mismo y demostrar qué tan competitivo eres.

ELE CANTOUno de los recuerdos más memorables son los excelentes docentes que me acompañaron a lo largo de mi carrera. Por ejemplo, mi profesor de  Introducción a las Finanzas nos dejó tan encantados con su curso que al terminar la carrera profesional, más de uno de mi clase pensamos, seriamente, en especializarnos en esa rama. También recuerdo a los profesores de Comercio Exterior o  Planes de Negocio, Distribución Física Internacional y Marketing,  quienes además de impartir conocimiento en el aula, se ganaron nuestro cariño y respeto.

El encontrar grandes amigos y compartir grandes momentos en las aulas también fueron parte de estos cinco años en la universidad. A esto debo sumarle, el grato ambiente y la adecuada infraestructura de la Universidad Privada del Norte, características que aportaron bastante en mi desarrollo profesional.

Pero, no todo en mi vida universitaria ha sido color de rosa,  durante los días de exámenes y presentación de trabajos, tuve que sacrificar horas de sueño y sumergirme en un mundo lleno de libros y separatas. Todo esfuerzo era necesario para poder obtener las mejores calificaciones.

Desde hoy, voy dejando días gloriosos de compañerismo, de nerviosismo ante las exposiciones, de entrega y esfuerzo, para enfocarme en poner mayor énfasis en esta última etapa de mi vida universitaria. Extrañaré a mis amigos, a mis profesores y a mi universidad, pero ha llegado la hora de demostrar mis competencias y enfrentarme al mundo laboral. Tengo la habilidad, las capacidades y el talento, al igual que toda mi promoción. Es hora de empezar a forjar nuestro futuro profesional. Es nuestro momento».

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *