Minería: lo que no se percibe

La minería es una actividad integral, pero nos falta enfocarla desde esta perspectiva. El radicalismo ecológico o fundamentalismo ambiental no desmaya en su intento para que la población peruana se oponga a la minería pero sin presentar alternativa alguna de desarrollo. No son capaces de reconocer los beneficios de la minería y no asimilan el concepto de costo social del desarrollo. Es por este motivo que recurren a medidas de fuerza en sus protestas ante el desarrollo de importantes proyectos mineros, protestas carentes de todo sustento técnico desde el punto de vista ecológico ambiental.

blog_upn_ing_minería_4 ago

Debemos reflexionar y tomar conciencia de que la minería moderna, con el debido cuidado del ambiente, genera crecimiento económico, dinamiza la economía del entorno social en donde desarrolla sus operaciones, dinamiza además toda la economía nacional y proporciona parte de los ingresos que el Estado necesita para cumplir con su rol. La minería formal en el Perú contribuye con el 14% del PBI y el 55% de las exportaciones.

Lo que no es percibido y valorado de la minería por la sociedad peruana es que para operar productivamente, las empresas mineras traen al Perú tecnología de última generación en maquinarias, equipos, diseños, laboratorios, métodos de extracción, software, control de costos, automatización de procesos, etc. Los ingenieros y técnicos peruanos que se encargan de optimizar el funcionamiento de tan sofisticados activos son profesionales altamente competitivos que saben lo que es trabajar con calidad y dominan como mínimo dos idiomas. Esto a su vez obliga a las universidades e institutos superiores a mejorar sus currículos para poder cumplir con las necesidades de un mercado laboral cada vez más exigente.

Desde la perspectiva del desarrollo profesional, antes en las empresas mineras los gerentes y jefes eran extranjeros. Hoy no es así. Los peruanos hemos aprendido a trabajar en las minas con estándares internacionales de seguridad y salud ocupacional, con productividad, calidad, eficiencia y eficacia. Se ha producido una transferencia de conocimiento desde los países desarrollados hacia nosotros.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las empresas mineras desarrollan no solo actividades productivas, sino también las relaciones comunitarias que se llevan a cabo. Además de la gran variedad de profesionales que tradicionalmente emplean. Finalmente, la remuneración que reciben quienes trabajan en empresas mineras ha generado una saludable competencia profesional entre quienes desean trabajar en ellas y esto es bueno, porque es un ejercicio a la meritocracia.

El comportamiento de quienes trabajan en una mina es totalmente ordenado. En una mina todo está normado y se cumplen las reglas. Los trabajadores se desempeñan con total disciplina, influyendo en la mejora de su comportamiento. Y como menciona el ingeniero Rómulo Mucho: la minería nos acerca al primer mundo.

* Este post es una colaboración de Omar Gonzales, coordinador de la carrera de Ingeniería de Minas de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *