El modelo SAMR integrado a la plataforma Moodle en el nuevo escenario educativo

El modelo SAMR integrado a la plataforma Moodle en el nuevo escenario educativo

El Comercio

Es definitivo que el uso de plataformas virtuales forma parte del nuevo ambiente de aprendizaje enfocado en las TIC. Moodle (que es el que hemos estudiado), pero también podríamos hablar de Blackboard, Canvas, Chamilo y un largo etcétera que se va sumando a la lista.

Ante esto han aparecido diferentes propuestas para generar ambientes de aprendizaje amables, primero, y luego enriquecerlos con el uso intencionado, enfocado y efectivo de las TIC. Pero se hace necesario que también se intervengan las didácticas a usarse en el aula, de tal forma que relacionemos de una manera totalizadora TIC y ambiente de aprendizaje.

Ya se han realizado varios estudios al respecto, proponiéndose diferentes modelos que buscan esa hermandad consistente entre la didáctica y el uso de las TIC en los procesos educativos: MÍTICA, TPACK (Mishra & Koehler) TIM (Arizona) y ACOT son buenos ejemplos, pero hemos optado por SARM, “que facilita a los docentes visualizar claramente cómo transformar los ambientes de aprendizaje tradicionales con ese uso de las TIC”. (López García, Juan).

El Dr. Rubén Puentedura es quien ha desarrollado este modelo denominado SAMR marcando cuatro niveles “progresivos” de las TIC en un ambiente de aprendizaje: S=sustituir, A=aumentar, M=modificar, R=redefinir.

 

A continuación explicaremos los componentes del modelo SAMR aplicándolo a la Plataforma Moodle para entender cómo se pueden mejorar las actividades de aprendizaje con el uso intencionado de las TIC, pero también cómo se pueden transformar las actividades típicas de un aula mediante estas TIC.

Sustituir

Las TIC actúan como herramienta sustituta directa, sin cambio funcional. Los docentes en el uso de la plataforma Moodle siguen presentando las mismas tareas que realizarían sus alumnos en el aula, pero el solo hecho de que estas se presenten vía plataforma virtual puede representar un estímulo didáctico para los jóvenes estudiantes “nativos digitales”. Si bien este primer nivel tiene al docente como protagonista (él ha preparado esa tarea), ya vemos que el solo hecho de apoyarse en la tecnología genera un punto a su favor.

Los alumnos en la plataforma Moodle pueden visualizar un video o leer textos digitales como también analizar alguna infografía y con estas herramientas presentar la tarea en cuestión.

Aumentar

Las TIC actúan como herramienta sustituta directa, pero con mejora funcional. Tampoco en este nivel estamos ante cambios drásticos en el proceso educativo (la didáctica de las actividades se mantiene). Sin embargo, se da más protagonismo al alumno pensando actividades que lo vuelvan un ente más activo que en el nivel anterior.

Por ejemplo, en la plataforma Moodle podemos plantear un debate en donde ellos puedan participar de manera activa y “real” o ir completando ideas, conceptos sobre determinada materia, previa investigación y elaboración de resúmenes.

Modificar

Las TIC permiten rediseñar significativamente las actividades de aprendizaje. Aquí el cambio sí es significativo, el docente se encuentra en la obligación de repensar sus actividades y “salir” de esa zona de confort para realizar un planeamiento intencionado, enfocado y efectivo de las TIC (ya no son las mismas actividades del aula que se replican en el aula virtual).

En las sesiones planteadas en nuestra plataforma Moodle, los alumnos llegaron a crear videos en donde explicaban determinado punto del sílabo del curso. Para esto se valieron de toda la tecnología que hoy tenemos e investigaron en las diferentes bibliotecas virtuales que se encuentran dentro del soporte de nuestra universidad.

Redefinir  

Las TIC permiten crear nuevas actividades de aprendizaje, antes inconcebibles. Este nivel es en el cual el profesor se cuestiona abiertamente sobre su nuevo papel, sobre ese nuevo escenario que son ahora las plataformas virtuales y rediseña a partir de allí las sesiones de clase, generando esas habilidades transversales que nos proporcionan las TIC. Entiende así que este nivel ubica al estudiante como el verdadero protagonista de su aprendizaje y ese trabajo colaborativo que debe ser el eje de las actividades didácticas a plantear, valiéndose de las TIC como la plataforma de comunicación más eficaz.

La deuda en la plataforma Moodle puede ser esta: plantear actividades que exclusivamente se puedan realizar con el concurso de las TIC y que estas apunten a generar equipos de investigación verdaderamente digitales.

*Este post es una colaboración de Renato Salas Peña, docente del Departamento de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre otros temas de educación y tecnología ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *