Mayo de 1970 y una gran lección: estar siempre preparados

mayo de 1970 y una gran lección: estar siempre preparados

La ciudad de Yungay fue sepultada por el aluvión.

El reloj marcaba las 3 y 23 de la tarde del domingo 31 de mayo de 1970. En Yungay, uno de los principales poblados del callejón de Huaylas, en la región Ancash, algunos se preparaban para dormir la siesta tras el partido inaugural del Mundial de México entre la selección local y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, hoy nuevamente Rusia. No muy lejos de la ciudad, a unas diez cuadras, centenares de niños asistían a la función del circo Berolina, levantado sobre un promontorio.

Entonces todo se estremeció de un modo feroz durante 45 segundos. Y después, tras un efímero instante de silencio, los sobrevivientes de la tragedia oyeron un ruido ensordecedor. Se estima que el glaciar que aquella tarde se desprendió del pico norte del Huascarán produjo alrededor de 50 millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras que sepultaron a los poblados del callejón de Huaylas.

Algunos testigos refieren que tras la caída del glaciar se formó una especie de ola gigantesca, de unos 25 metros, que se desplazó raudamente y dio muy pocas opciones de ponerse a salvo.

mayo de 1970 y una gran lección: estar siempre preparados

Tras el paso del aluvión, durante dos días quedó suspendida sobre la zona una nube de polvo oscura y densa que impidió el aterrizaje de los helicópteros de la Fuerza Aérea y complicó el rescate de los sobrevivientes. La ayuda recién pudo llegar a partir del martes 2 de junio, y aun cuando la solidaridad del mundo fue generosa, el tiempo que transcurrió fue demasiado prolongado.

El sismo que se produjo con una magnitud de 7.9 Mw en el mar de Chimbote, causó también severos daños en una franja costera de 450 kilómetros, especialmente en las ciudades de Chimbote y Trujillo. Se calcula que el terremoto de mayo de 1970, considerado el más devastador de la historia peruana, ocasionó la muerte de 70,000 personas y dejó a otras 800,000 en condición de damnificadas.

 

Esta aciaga fecha nos recuerda nuestra condición de país sísmico y el estado de alerta en que debemos mantenernos ante una eventualidad de similar magnitud. No perdamos de vista que mantener una actitud de prevención es vital para mitigar los daños que podría generar un sismo de gran escala.

Conoce más sobre temas históricos y de actualidad ingresando a nuestra plataforma de blogs.

Fuentes:

https://elcomercio.pe/blog/huellasdigitales/2015/05/yungay-a-45-anos-del-peor-terremoto-de-la-historia-peruana

https://elcomercio.pe/peru/ancash/yungay-sobrevive-terremoto-alud-45-anos-367647

https://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_%C3%81ncash_de_1970

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *