Corrupción: lo que cuesta y lo que podemos hacer por combatirla

corrupción: lo que cuesta y lo que podemos hacer por combatirla

Se estima que el costo de la corrupción en el Perú es de unos US$ 10,000 millones anuales, aproximadamente un 5% del PBI. Más allá de las promesas de sucesivos gobiernos por enfrentar y tratar de eliminar este lastre, no parece haber avances significativos y aún más preocupante es la posibilidad de que la corrupción continúe ganando terreno.

Esto es lo que se puede desprender del Índice de Percepción de la Corrupción 2017 de Transparencia Internacional, en el que el Perú aparece en el puesto 96 de 180 y con sólo 37 puntos de 100 posibles. En un balance de los resultados, Transparencia Internacional señala que los progresos contra la corrupción van con demasiada lentitud y concluye que, definitivamente, en aquellos países donde no hay garantías para la libertad de prensa y las estructuras institucionales son frágiles la corrupción tiende a ser mayor.

Lo primero, al margen de algunas propuestas que pretenden cierto grado de control en los medios, no representa de momento un factor determinante de la corrupción. Sin embargo, el precario papel que desempeñan las instituciones, con leyes y normas que pocos cumplen y una excesiva burocracia -un caldo de cultivo ideal para el cohecho y otros males-, sí lo es.

Nancy Yong, socia consultora de PwC, señalaba en una nota publicada por El Comercio que en industrias como la minería, construcción y extracción de petróleo y gas, sus directivos sienten que la corrupción es una “amenaza significativa”, pues la enorme cantidad de permisos y coordinaciones entre funcionarios públicos y privados crea el escenario perfecto para incurrir en el pago de sobornos. Es evidente que mientras más compleja sea una transacción y más personas se vean involucradas en la misma, la probabilidad de que se incurra en un acto ilícito tiende a incrementarse proporcionalmente.

De allí que, como sostiene Ian Vásquez, representante de Cato Institute, desmontar la maraña institucional es una prioridad, comenzando por los ministerios, que en su opinión no deberían ser más de cinco o seis. Por otra parte, es igualmente impostergable la tarea de impulsar una cultura de respeto a la ley y al derecho de otros en colegios y universidades, en niños y jóvenes todavía permeables a los valores.

Un estudio del World Economic Forum (WEF) ha probado que la corrupción es habitualmente un problema que atraviesa a toda la sociedad. Así, cuando las instituciones son débiles y lo que prima es la anomia, la transgresión y la búsqueda del beneficio propio, las prácticas corruptas se vuelven frecuentes en todo ámbito: en la administración pública, en el sector privado y en la vida cotidiana de los ciudadanos.

Tengamos presente que mientras la corrupción permanezca enraizada en las estructuras del país, alcanzar estándares sólidos de progreso y desarrollo será una ilusión. De modo que empecemos por lo primero.

Fuentes:

https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2017

https://elcomercio.pe/economia/dia-1/corrupcion-perder-peru-s-33-800-millones-ano-217240

https://www.infobae.com/2015/06/27/1737996-los-diez-paises-menor-etica-empresarial-nivel-global/

https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/ministros-ian-vasquez-gabinete-vizcarranoticia-noticia-509052

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *