Clorinda Matto de Turner y la imagen de la intelectual moderna

enfrentamiento

A partir de la publicación de su primera novela, Aves sin nido (1889), Clorinda Matto de Turner desarrolló una vida sumida en la polémica. Controversia que se incrementó no solo con la publicación de las novelas Índole (1891) y Herencia (1893), las cuales continuaron desarrollando los temas polémicos de la primera, tanto en el ámbito de la imagen de la mujer y la defensa del indígena como en sus ataques contra la Iglesia, sino porque su vida pública fue duramente cuestionada, sobre todo a partir de la publicación, en El Perú ilustrado, de un texto titulado “Magdala” de Henrique Coelho Netto, en el cual se plantea como historia un amorío entre Jesús y María Magdalena.

La faceta periodística de la escritora peruana no discurrió fuera de estos linderos al expresar sus ideas cuestionadoras sobre la sociedad y la política. Y como si fuera parte del legado mattiano, su relato Aves sin nido también ha vivido en la polémica a partir de las diversas lecturas que ha tenido la novela, desdeñosas unas, laudatorias otras. En fin, Matto de Turner es una figura cuya vida civil y literaria ha significado siempre un constante enfrentamiento a lo establecido y un referente de intelectual.

Rafael Gutiérrez Girardot, en su estudio titulado La formación del intelectual  hispanoamericano en el siglo XIX (1990), destaca la importancia de la modernidad en el proceso que forja al intelectual hispanoamericano. Clorinda Matto de Turner es una intelectual que asume sus ideas y las enfrenta al ataque de la sociedad. Lo que busca es proponer una visión moderna y distinta de la sociedad, un cambio. Por ello, fue excomulgada, perseguida, exiliada.

Cuando leemos los diversos relatos sobre su vida pública, uno puede apreciar que existen dos momentos en su desarrollo literario. El primero está marcado por su permanencia en el Cusco y el segundo, por su desarrollo intelectual. El punto límite de estas dos etapas es la guerra con Chile y la muerte de su esposo, el inglés Joseph Turner. Aunque en la primera etapa está presente la faceta de escritora, esta actividad se desarrollará siempre desde el círculo familiar, sobre todo cuando se case en 1871. Su esposo será un enorme apoyo en su vida literaria: en 1875 publica su primera tradición cusqueña titulada Tambo de Monteros, a imitación de las Tradiciones de Ricardo Palma. Un año después, con ayuda de su esposo, funda el semanario literario El recreo. En 1877, acompañada de su esposo, viaja a Lima para recibir un reconocimiento en una velada literaria organizada por Juana Manuela Gorriti, debido a la publicación de sus tradiciones cusqueñas.

Pero es la guerra con Chile (1979-1883) y la muerte de su esposo en 1881, las que potenciarán su participación en la vida social y literaria de la época. Esto no quiere decir que en el periodo anterior Clorinda haya sido un personaje pasivo ante los acontecimientos. Todo lo contario, fue una mujer cuya palabra estuvo en el debate de los problemas nacionales y sociales. Solo basta recordar su participación en el apoyo de la defensa nacional ante la invasión chilena, así como la proliferación de ensayos y artículos periodísticos de tinte político en favor de Andrés Avelino Cáceres. Fallecido el esposo, Clorinda toma las riendas de los negocios familiares durante los siguientes años, aunque no logra tener un éxito apreciable.

clorinda matto de turner y la imagen de la intelectual moderna

Después de ello, comienza la búsqueda de una nueva alternativa. Sin el lazo de la familia y el hogar, Clorinda Matto de Turner abandona Tinta y se muda a Arequipa. Desde ahí se inicia una ascensión meteórica de la imagen de la escritora: en 1884 publica sus libros Las tradiciones cuzqueñas, Elementos de literatura y se estrena su obra dramática Hima Sumac. En los años posteriores migrará a Lima y será muy admirada en los medios literarios. En 1889 es nombrada jefa de redacción de El Perú Ilustrado y, en ese mismo año, se publica la novela Aves sin nido. Clorinda Matto de Turner está en la cúspide de su producción intelectual y, también, está en la mira de los grupos conservadores y eclesiásticos.

Después de su salida de El Perú Ilustrado, en 1890, debido al escándalo de la publicación de “Magdala”, Matto de Turner enfila toda su crítica contra la Iglesia y la sociedad, actitud condensada en sus novelas Índole y Herencia. La postura de la escritora se ha vuelto claramente combativa: sus ideas sobre la reivindicación y el rescate de la mujer y del indio, ambos aplastados por la sumisión ante la sociedad, son una constante. La imagen de intelectual combativa sobresale. En 1892, crea la imprenta “La equitativa”, integrada principalmente por mujeres. Su participación política es intensa. Posteriormente, cuando Nicolás de Piérola asuma la presidencia en 1993, Matto de Turner saldrá del Perú para nunca más volver. Fallecerá en Argentina en 1909.

Francesca Denegri, en su estudio titulado El abanico y la cigarrera, al hablar de Matto de Turner, señala que “parece apropiado considerarla como intelectual orgánica” (Denegri, 2004: 213). Es decir, Matto es una intelectual cuyo objetivo es darle cohesión, ideales, identidad a las clases sociales con que se identifica. En ese sentido, su visión sería no solo crítica sino propositiva y moralista en cuanto al establecimiento de un cambio de los vínculos sociales a partir de asumir modelos de modernidad.

La escritora diseña esta figura en su novela Aves sin nido a través de la imagen romántica del hogar de los Marín. Ellos son cultos, modernos, su espíritu solidario los enfrenta a la muerte y al desprecio de las autoridades, pero también al reconocimiento y aprecio de los indígenas y mestizos. Aves sin nido no solo sería una alegoría nacional; sino, también, una alegoría del proyecto intelectual peruano de fines del siglo XIX simbolizado en el hogar de los Marín. Francesca Denegri, cuando habla de las mujeres de Killac, destaca su carácter combativo: “Lucía, la tenaz apóstol, prosigue indesmayable, exhortando a sus interlocutores, a quienes no se les escapa la naturaleza subversiva de sus palabras” (2004: 238). También lo podemos ver en el siguiente fragmento y notemos la referencia a la complementariedad entre Lucía y Fernando en el siguiente pasaje.

Lucía amaba mucho a su esposo para haberle callado nada, y es de explicarle esa intimidad inherente al matrimonio que realiza la encantadora teoría de dos almas fundidas en una, formando la dicha del esposo, que permite leer, como un libro abierto, el corazón de la mujer, que al dar su mano no esquivó la ternura del alma enamorada, como la ofrenda del amor perdurable jurado en el altar.

 El matrimonio no debe ser lo que en general se piensa de él, al concederle sólo el atributo de la propagación y conservación de la especie. (125, las cursivas son nuestras)

Para Cornejo (1989) y Denegri, las últimas tres líneas son la definición del objetivo contestatario de los Marín. Para Denegri, en particular, es la expresión de la actitud de Lucía ante la sociedad, su deber de protestar, de luchar. Pero si leemos en conjunto este párrafo, que además evidencia la idea romántica de la complementariedad de los seres, nos damos cuenta que se está refiriendo al hogar de los Marín. Ese es el centro de la lucha reivindicativa. No negamos que Lucía sea un motor, pero Fernando, el esposo, es el complemento en esa lucha. Lucía es el espíritu de lucha, Fernando es la acción. Lucía es una alegoría del intelectual.

Clorinda Matto de Turner fue una mujer que a fines del siglo XIX empezó a desarrollar una carrera de escritora comprometida con los cambios sociales y la lucha por el indio y la mujer. Su prédica y motivación se ve reflejada en sus escritos y su vida es el decurso de su profesionalización, una vez que abandona Tinta y vive de sus escritos e ideas. Forjó con ahínco su perfil de intelectual.

*Este post es una colaboración de Yuri Jesús Vílchez Bejarano, docente del Departamento de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

Bibliografía:

Cornejo, A. (1989). “Aves sin nido: indio, “notables” y forasteros”. La novela peruana. Lima: Horizonte, pp: 11-36.

Denegri, F. (2004) El abanico y la cigarrera. La primera generación de mujeres ilustradas en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Perú.

Gutiérrez, R. (1990) La formación del intelectual hispanoamericano en el siglo XIX. EE.UU.: University of Maryland at College Park.

Matto, C. (1994). Aves sin nido. Venezuela: Biblioteca Ayacucho.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (2 valoraciones, promedio: 2,50 de 3)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *