Planeamiento estratégico: el éxito en las organizaciones de hoy

planeamiento estratégico: el éxito en las organizaciones de hoy

En una época en que la tasa de competitividad es alta, no basta con tener equipos innovadores y tecnología de punta; hoy, para que las organizaciones crezcan y perduren, deben contar con un líder que reúna habilidades para desarrollarlas. En otras palabras, el área de Recursos Humanos debe ser considerada fundamental para la planeación.

La planificación estratégica es un proceso a través del cual se orienta el camino de la organización. Esto sucede cuando se conoce claramente hacia dónde se quiere dirigir la organización en el largo, mediano y corto plazo. Para ello, los colaboradores forman una pieza importante, pues son ellos los que garantizan que dicha planificación sea ejecutada. Evidentemente, ellos deben conocer muy bien los objetivos de la empresa.

De esta forma, la planeación estratégica ayudará a que los proyectos se ejecuten de la mejor manera y asegurarán el crecimiento del negocio. Cabe resaltar que se debe involucrar a todas las áreas de la empresa con el propósito de desarrollar la planeación estratégica. Es decir, directivos, recursos humanos, finanzas, ventas y otras áreas, deben converger sus propuestas siempre en beneficio de la organización.

Para desarrollar una buena planificación estratégica, todas las empresas deben establecer la misión, o sea, la razón de su existencia. Establecer la misión permite que los miembros de la empresa enfoquen sus decisiones en función de esta, lo que posibilita que se dispongan objetivos y estrategias coherentes. También debemos considerar la visión, pues ella define cómo quiere verse la organización a largo plazo. También se deben establecer los proyectos a realizar para que la empresa cumpla su misión y alcance su visión. Es así que los gerentes deben involucrarse de manera que cada uno asigne los recursos necesarios con la finalidad de que no se presenten dificultades a lo largo del proyecto.

El establecimiento de estrategias y planes es de suma importancia ya que, con su ausencia, las acciones de los colaboradores podrían ser incorrectas y esto podría representar pérdidas económicas. Por último, las personas constituyen el elemento fundamental. El área de Recursos Humanos debe capacitarlas en función a las necesidades que presentan los clientes para lograr los objetivos establecidos. Resulta de suma importancia que el capital humano de la empresa cuente con conocimientos y competencias alineadas al perfil de esta. Los conocimientos son informaciones que posee cada persona para ocupar un puesto en específico: informática, idiomas, matemática, entre otros. En cambio, las competencias son características de la personalidad que aseguran el desempeño óptimo en un puesto de trabajo: trabajo en equipo, liderazgo, autocontrol, entre otros.

Estos requisitos deberían ser plasmados por los practicantes pre-profesionales debido a que las universidades enfocan en sus estudiantes el desarrollo cognitivo y el perfeccionamiento de su talento interpersonal. De esta forma, se lograrían obtener las competencias profesionales propuestas desde un inicio: ser un líder innovador que sepa trabajar en equipo y formular planes estratégicos de carácter integral en las organizaciones.

*Este post es una colaboración de Fátima Reyes, docente del Departamento de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

Bibliografía:

  • Chiavenato, I (2009), Gestión del talento humano: el nuevo papel de los recursos humanos en las organizaciones, México: Mc Graw Hill. Tecera edición.
  • Cenzo, David A. de y Stephen P, Robbins (2003), Administración de Recursos Humanos, México: Limusa. Primera edición.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *