Tips para que tus cursos virtuales sean exitosos

tips para que tus cursos virtuales sean exitosos

En las últimas décadas, la presencia de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) es vasta. Ha logrado ingresar y ayudar al desarrollo de diversas actividades. Áreas como medicina, periodismo, ciencia, religión y otras más están aprovechando sus beneficios. En el campo educativo, su avance resulta evidente y cada vez se observan diferentes y creativos usos en los más variados soportes y dispositivos. Era de esperar que las TIC modelaran una nueva forma de realizar las clases: cursos virtuales. Estos distribuyen los contenidos y se desarrollan en la red, ayudados de materiales en distintos soportes.

Como todo cambio, los cursos virtuales generan sorpresa, desconfianza e incluso confusión. Se suma a este desconcierto el hecho de que nos enfrentamos a lo nuevo con hábitos anteriores. Por ello, se tiene que tomar en cuenta determinadas situaciones para trabajar en este nuevo escenario. Te ofrecemos recomendaciones para que te desenvuelvas eficazmente en el mundo virtual.

Programa tu tiempo

Un curso virtual tiene varias particularidades. Una de ellas es el no ir a clases. Quedarás libre de tener que transportarte de un lado a otro, de registrar asistencia y de estar dentro de un aula por un lapso de dos o más horas. La desaparición de todo esto genera la sensación de que no es necesario establecer horarios. Sin embargo, verás que esto es ventajoso.

Considera que si bien en los cursos virtuales no existen horarios programados, ello no anula un conjunto de actividades por realizar semanalmente. De allí que organizar el tiempo es fundamental para poder afrontar tus labores. Con el fin de administrarlo adecuadamente, ten en cuenta lo siguiente:

  1. En cursos de esta naturaleza, es recomendable entregar las tareas con más de un día de anticipación. Cada semana hay trabajos que se deben enviar para ser evaluados por el docente. Debido a que la entrega depende de aspectos como la máquina que usemos, la conexión a Internet, la plataforma donde se aloja el curso o el servidor, podría presentarse algún problema. De ser así, tendrás tiempo para reportar los inconvenientes al docente y encontrar una solución que te permita cumplir con el envío.
  2. Tomando en cuenta lo anterior, programa las horas que dedicarás al curso. Para poder decidir el día o los días y las horas, ten presente algunos aspectos, como el uso de un dispositivo adecuado, la conexión a Internet, la ausencia de situaciones distractoras, espacio cómodo, entre otras. Todo ello impactará positivamente en tu avance. Luego, decidirás el día de la semana y la hora en que se logre juntar dichos aspectos. Aunque lo ideal es que todos coincidan a veces no lo lograrás, pero intenta que estén aquellos que te faciliten la gestión del tiempo. Si fuera complicado dedicarle varias horas en un solo día, puedes dosificarlo en más de uno.

 

Conoce el dispositivo

El celular es un dispositivo de gran ayuda. Nos permite realizar una serie de actividades, desde las académicas hasta las de diversión. Sin embargo, en ciertas ocasiones las opciones que brinda resultan limitadas. Esto se debe a que algunas funciones de ciertas aplicaciones o plataformas se recortan por el sistema utilizado o el modelo.

En general, podemos decir que no hay un aparato con el cual logremos realizar de forma satisfactoria todas las actividades que deseamos. Un ejemplo son los reproductores de video o de música; estos varían de acuerdo con el lugar o la situación: si estás en casa, de viaje o en una fiesta. Por esto, debemos conocer nuestro celular, sus ventajas y límites. Así sabrás qué acciones se realizarán adecuadamente y cuáles no. Si vas a tener problemas es aconsejable utilizar otros dispositivos de mayor capacidad o tamaño de pantalla, como laptop, notebook o PC.

Modelo de aprendizaje: aula invertida

Los cursos virtuales se apoyan en una novedosa metodología: es la denominada aula invertida (flipped classroom). En esta el estudiante se informa con anticipación sobre el tema por desarrollar, y luego aplica lo aprendido y realiza las consultas necesarias al profesor. Es un proceso diferente al modelo tradicional, en el que el docente, desde el inicio, dirige la sesión. Sin embargo, este modelo le otorga un papel más activo al estudiante, a quien se le encarga la tarea de procesar información que luego utilizará.

Frente a la novedad de los cambios, aparecen dudas sobre la funcionalidad del modelo. Podrías preguntarte: ¿cómo aprendo si el docente no está a mi lado? Pero el profesor sí está presente, pues te ayuda en la aplicación de los conocimientos y absuelve tus dudas después que hayas investigado. Lo distinto es que desde el principio el papel relevante lo tienes tú.

Otros cuestionamientos apuntan a esto: ¿qué pasa si no comprendo el tema? Hay varias formas de salvar este problema. Una de ellas es la consulta al profesor. Repetimos, el docente no queda excluido de su labor. Su presencia es constante, lo que ha variado es el momento y la posición. Sabe además que ahora debe disponer de nuevas herramientas y estrategias para poder ayudar al estudiante frente a este nuevo escenario. Otra alternativa es la consulta que puedes realizar en diversos materiales. Si tienes dudas sobre lo que estás estudiando, puedes recurrir a diversos materiales físicos o virtuales, como artículos, libros, blogs, infografías, videos, entre otros, los cuales se hallan en bibliotecas, hemerotecas o en Internet.

Esperamos que con estas recomendaciones puedas empezar el curso de manera tranquila. No olvides que el docente siempre estará para apoyarte en este nuevo camino virtual.

*Este post es una colaboración de Mauricio Marrufo, docente de la Facultad de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *