Daymond John o el emprendimiento de la imaginación

daymond john estudios generales

Para Daymond John era imposible deletrear palabras como ‘porque’ o ‘Garfield’, su segundo nombre, durante 4 o 5 años en la escuela. Él admite que Matemática y Ciencias eran cursos sencillos, pero se cansaba inmediatamente si empezaba a leer un libro. ¿Cómo superar este problema en una etapa de la vida en que la lectura es tan importante? Daymond John tuvo claro desde el principio cuál era la respuesta: reconocer con claridad cuáles son tus debilidades y fortalezas, así como trabajar el doble o el triple para mejorar en lo que no haces bien, y –en lo que sí sabes hacer– convertirte en alguien excepcional, el mejor.

Desde 2009, este hombre de negocios estadounidense es bastante conocido por su participación en Shark Tank: reality que en lugar de reunir a cantantes, bailarines o actrices, se enfoca en la participación de pequeños empresarios que buscan inversiones para sus negocios. Los panelistas deben evaluar los proyectos, y decidir si invierten o no. Es en este programa que Daymond John demuestra todas las habilidades que lo han convertido en uno de los emprendedores más reconocidos a nivel mundial: cuestiona las debilidades del proyecto, negocia, calcula rápidamente los beneficios o perjuicios de la inversión, decide actuar. Y también actúa con frialdad; una vez le dijo a un participante: “Es un artículo que no me parece funcional y, aparte, no ofrece nada diferente de lo que hay en el mercado. Trabajaste muy duro por destruir tu oportunidad. Pierdes tu tiempo y me haces perder el mío”. Por supuesto, el comentario no solo revela su práctica forma de pensar, también expresa su filosofía de trabajo: toda empresa exitosa requiere perseverancia, estrategia y –sobre todo– imaginación.

Aunque logró que su empresa FUBU (For Us By Us), que empezó con una inversión de 900 dólares, se convirtiera en una marca internacional que factura 6 mil millones al año, actualmente los negocios no parecen ser su prioridad. En 2015, el gobierno estadounidense nombró a Daymond John como Embajador Global del Emprendimiento: su primera medida fue apoyar a emprendedores que nunca habían recibido apoyo del Estado y empresarios en el campo de la tecnología digital para que construyan sus propias marcas. Además, ha trabajado en conjunto con el presidente Barack Obama en el programa My Brother’s Keeper, cuyo objetivo es crear oportunidades para la población afroamericana mediante el acceso a la educación. Por otro lado, ha desarrollado una carrera como orador internacional, cuyos principales temas son el marketing, los negocios y el emprendimiento; también trabaja con celebridades y empresas reconocidas, las cuales usualmente buscan crear ingresos adicionales y extensiones de marca.

Varios años después de sus primeros problemas con la lectura en la escuela, tuvo que enfrentarse nuevamente con el lenguaje: enviar y recibir correos electrónicos empezaba a convertirse en práctica común dentro del mundo de los negocios; sin embargo, sus constantes errores al escribir las palabras afectaba la imagen que otros tenían de él. Solo en esta etapa de su vida, con todas las señales claras y un diagnóstico médico, Daymond John pudo saber qué estaba pasando realmente: era disléxico. No obstante, para alguien que toda su vida se esforzó con determinación en transformar sus ideas en hechos concretos, la dislexia no constituiría un impedimento para publicar tres libros, explicar ante miles de personas cómo ser un emprendedor y continuar ayudando a hombres y mujeres a lograr el éxito que hace años él también alcanzó.

*Este post es una colaboración de Daniel Carrillo Jara, docente de la Facultad de Estudios Generales de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *