Curiosidades del comportamiento animal

comportamiento animal humanidades

Gracias a los trabajos de reconocidos etólogos como Konrad Lorenz (1903-1989) y Nikolaas Tinbergen (1907-1988), hoy sabemos que algunas especies de orugas adoptan sobre las ramas una posición retorcida que las hace pasar por ramillas. Se ha probado que este comportamiento es adaptativo y les permite escapar de los pájaros insectívoros. Así se ha procedido a la fabricación experimental de una serie de orugas cuya posición evocaba a unas ramillas, y de otra serie cuya posición era la –llamémosla así- clásica. Y se ha comprobado que la predación de los pájaros se ejercía mucho sobre las segundas.

Otro caso: en una colonia de gaviotas densamente poblada, todas las hembras ponen casi por las mismas fechas el primer huevo. Esta simultaneidad, asegurada por los ritmos fisiológicos y por la sincronización mutua de las parejas, es adaptativa. Ha podido ser verificada mediante la simple colocación de huevos artificiales en los nidos, en fechas precoces o tardías. La mayoría de tales huevos, en efecto, son robados o destruidos por las propias aves.

Hay en los animales comportamientos que parecen extraños e ilógicos. Aun cuando en su expresión puedan parecer inadaptados, sabemos ahora que resultan de mecanismos subyacentes que sí están adaptados. Para el animal, en efecto, es importante la descarga de sus excedentes de motivación, la eliminación de los influjos que no pueden manifestarse por su vía normal y la disminución de sus estados de tensión. Por ejemplo, especialistas señalan que un gato cazará pequeños animales acechándolos, incluso cuando esté bien alimentado; y en ausencia de estímulos su umbral (el nivel del estímulo requerido para provocar una respuesta) será tan bajo que un gato aburrido acechará y capturará presas imaginarias.

Un artrópodo como la araña, cuya duración de vida se limita en algunos casos a unos pocos meses, que no conoce a sus padres y crece sin ambiente familiar, debe poseer un equipamiento pronto a funcionar inmediatamente de modo adecuado. Por el contrario, es menos necesario en el caso de los animales criados en el seno de un grupo familiar, cuyo desarrollo es más lento y más alta la media de vida, ya que tienen ocasión de ajustar y perfeccionar su comportamiento en el transcurso de su educación y maduración.

Está claro que los animales superiores poseen un psiquismo mucho más desarrollado, de esta forma su conducta no se limita a reflejos, tropismos y captación sensorial. Se favorecen del aprendizaje y el desarrollo social.

*Este post es una colaboración de Manuel Arboccó de los Heros, docente de la Universidad Privada del Norte.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *