Finlandia: modelo educativo de excelencia

¿Te imaginas un país en donde los niños inicien su educación básica a los 7 años, pasen menos tiempo en las escuelas con muy pocas tareas y rara vez sean evaluados? Además, ¿te imaginas profesores con muy buena reputación, que ejerzan rápidamente su profesión, con un nivel de enseñanza alto, que cuenten con la confianza de sus autoridades y que no sean evaluados durante el desarrollo del ciclo de clases y estén muy bien remunerados?

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

No es una situación utópica, pues este país existe y es Finlandia, que hasta la Segunda Guerra Mundial fue el país más pobre de Europa. Su economía dependía de la agricultura, pero pasó a ser una sociedad industrializada desde los años 40, con el objetivo de pagar indemnizaciones de guerra. Luego Finlandia decidió renacer, de manera que en los años 60 planteó una reforma en la educación en la que los principales partidos políticos convergieron en que tener una nación fuerte dependía de una civilización, y esta a su vez de una educación democrática; es decir, que sea igual para todos sin tener en cuenta el contexto social, económico o de género de cada individuo, incluyendo los pueblos más alejados del país. Fue así que, en 1973, nació la Escuela Integrada con un currículo escolar que otorga libertad de acción a las escuelas y municipalidades, manteniéndose el mismo camino al margen de los cambios de gobierno.

En Finlandia son muy pocas las escuelas particulares (1%), y las públicas son las mejores a nivel internacional. La escolarización primaria es obligatoria a partir de los 7 años, porque es la etapa en que los niños tienen la madurez necesaria para comprender lo que escriben; antes de esta etapa, no son agobiados. En la enseñanza preescolar, se desarrollan habilidades sociales como el apego, la empatía, la cooperación, la comunicación, el autocontrol, entre otros. Asimismo, las escuelas cuentan con un programa bilingüe para inmigrantes: la mitad de las asignaturas se desarrollan en español y el resto las aprenden usando el finlandés, idioma oficial del país.

Combinan los cursos de matemática, lengua e historia con materias que requieren otros tipos de actividades, por ejemplo cocina, repostería, electricidad, entre otras. Las aulas se caracterizan por ser pequeñas, veinte estudiantes por salón, para que haya más intimidad entre alumno y profesor; incluso, la comunicación entre los dos actores es por sus nombres de pila. Después de cada 45 minutos de clases, los niños tienen 15 minutos de “libertad”, puesto que el estado máximo de concentración del cerebro es de 30 a 40 minutos, luego disminuye significativamente y por ende el rendimiento académico se reduce. Además, los niños permanecen con el mismo profesor muchos años para que este pueda comprender los patrones de aprendizaje de cada uno de sus estudiantes y cuando los pequeños no logran aprender, forman grupos de cuatro o cinco integrantes para que en las clases de apoyo los nivelen y posteriormente sean reincorporados a las sesiones regulares.

Las escuelas finlandesas cuentan con psicólogos, trabajadores sociales y servicio médico. Por un lado, los dos primeros buscan soluciones en situaciones de acoso o en dificultades familiares, psíquicas, de angustias o depresión. Por otro lado, el servicio médico se encarga de realizar, una vez al año, un chequeo a cada uno de los estudiantes como medida de prevención. Por último, la alimentación, los útiles escolares y el transporte son gratuitos.

Después de la escuela básica, el 45% de jóvenes finlandeses hace su escuela vocacional y el 55% la escuela superior. Es decir, los estudiantes que acaban su primaria pueden elegir continuar sus estudios enfocados en desarrollarse técnicamente o en terminar la escuela superior para luego continuar sus estudios en alguna universidad, las cuales son gratuitas. En cualquiera de los casos, el sistema educativo finlandés confía en que sus alumnos asumen su responsabilidad como estudiantes y casi no los evalúan, al igual que a los niños de la escuela básica. Asimismo, la innovación y el emprendimiento son temas transversales que toda institución educativa desarrolla. Por ejemplo, es común observar a los maestros y alumnos desarrollando elementos innovadores dentro de las escuelas por toda una noche.

En Finlandia, el sistema educativo está basado en la confianza. Ciertamente, la confianza tomó más de 25 años, y se confía porque se tiene profesores bien formados y altamente competentes. Para estudiar magistratura son miles los candidatos, pero sólo los mejores son los elegidos; es una de las carreras con más alto puntaje para el ingreso a la universidad, dura cinco años y luego los egresados, futuros docentes, son puestos a prueba durante seis meses bajo la supervisión de un profesor con experiencia.

Este país ha conseguido erradicar el analfabetismo hace un siglo, su fracaso escolar no llega al 1%; además, se caracteriza por su gran tradición lectora pues el número de libros por habitante es el mayor del mundo. Es uno de los cinco países menos corruptos y, finalmente, la Organización de las Naciones Unidas lo clasifica en el primer puesto por sus logros tecnológicos, innovadores y competitivos. Pero, ¿qué podemos aprender de este país nórdico? Si bien es cierto que lo que funciona en un lugar quizá no funcione en otro, es importante observar lo mucho que Finlandia ha logrado mediante su eficiente sistema educativo.

*Este post es una colaboración de Katherine Aquije, docente de la Universidad Privada del Norte.

Referencia:

Dirección Nacional Finlandesa de Educación. (2003). Sistema educativo de Finlandia. Disponible en:

http://www.oph.fi/download/124281_sistema_educativo_de_finlandia.pdf

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (No hay valoraciones aún)
Cargando...

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *