«El negocio que fundaron mis padres es una inspiración de vida»

"el negocio que fundaron mis padres es una inspiración de vida"

Se suele pensar que los negocios surgen por motivaciones materiales, que el único fin de la actividad empresarial es hacer dinero. Pero este no es el caso de Diego Vega, para quien la fábrica de calzado que fundaron sus padres, a la cual está vinculado desde niño, representa una inspiración de vida. “Es la razón por la cual mi familia salió adelante, un reflejo del sacrificio de mis padres”, asegura.

Con esta visión trascendente del negocio familiar, Diego estudió Ingeniería Industrial en nuestro campus Trujillo y hoy, a los 23 años, es uno de los empresarios más jóvenes y destacados de la capital norteña. Y también, por cierto, es uno de los que apuesta al crecimiento del sector con ánimo disruptivo.

“Somos miles de familias trujillanas que dependemos del sector de cuero y calzado. Por ello dedico mi vida a esto, porque confío en que el sector saldrá adelante de la mano del conocimiento profesional y la aplicación de gestión empresarial”, expresa.

En congruencia con sus ideas y proyectos, nuestro egresado ha participado en el programa “Emprende ahora”, organizado por el Center for International Private Enterprise (CIPE) y la Universidad de Lima, y del mismo modo obtuvo una beca para la pasantía en “Liderazgo Emprendimiento e Innovación», que tuvo lugar en la Universidad del Pacífico.

En el año 2017 Lantana, la marca de calzado para damas que se confecciona en su taller, participó en Perú Moda por invitación de PromPerú, ya que había sido finalista del Concurso El Porvenir Produce 2016, en el cual participaron 900 empresas de calzado y que otorgó reconocimientos en diseño y calidad.

"el negocio que fundaron mis padres es una inspiración de vida"

Una de las primeras decisiones que tomó Diego al asumir la subgerencia de Lantana fue remodelar los locales de venta con el objeto de brindar una experiencia de compra grata a sus clientes. En relación a las razones por las que confeccionan únicamente zapatos para mujeres, explica, por un lado, que desde el inicio sus padres se especializaron en la línea femenina y él recibió todo el conocimiento en torno a ella, pero también sabe que la rotación de compra en una mujer es mayor que la de un hombre. Sin embargo, en sociedad con dos amigos, actualmente forma parte de una empresa que lanzará al mercado una línea de calzado eco-amigable para bebés.

Como hombre que toma los negocios en serio, Diego no deja de soñar: tiene en mente abrir nuevas tiendas y lograr que los zapatos trujillanos se vendan alrededor del mundo. Y aunque confiesa que no interviene en la línea de producción, conoce al dedillo el proceso de manufactura y supervisa los acabados al detalle. No podía ser de otra manera, pues nos cuenta que durante su paso por UPN sus proyectos de T3 en todos los cursos los relacionaba con el sector en que se desarrolla su empresa. Digamos para terminar que un empresario previsor vale por dos.

Conoce otros testimonios de egresados UPN exitosos ingresando a nuestra plataforma de blogs.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *