Bits: un método innovador para la tributación de aplicativos móviles

Estudiantes de nuestra Facultad de Derecho proponen introducción de tecnología que posibilitará la tributación de compañías que brindan servicios a través de aplicativos móviles.

Bits: un método innovador para la tributación del aplicativos móviles

Propuesta de nuestras estudiantes busca facilitar a través de tecnología bits el pago de impuestos. (foto: semanaeconomica.com)

La tecnología está a la orden del día. A través de aplicativos móviles se cubren distintas actividades de la vida cotidiana: compras, comunicaciones, entretenimiento y servicios, razón por la que las personas pasan cada vez más tiempo en sus teléfonos. Esto ha generado un gran movimiento en la economía nacional y mundial, y con ello el incentivo de mercados que deja un vacío en nuestra legislación, pues se van incrementando nuevos conocimientos y actividades distintas a los que ya tenemos reguladas.

En algunos países de América Latina se están aplicando impuestos a las compañías que realizan estas actividades económicas, tal el caso de Netflix, Uber, Spotify, Rappi y Glovo. Sin embargo, en Perú aún no se introducen regulaciones tributarias para el desempeño económico de estos aplicativos, por lo que son exentos al pago de impuesto pese a que se encuentran de manera activa en nuestro país ¿Por qué no se ha aplicado en nuestro país algún tipo de regulación tributaria a dichos aplicativos? La respuesta es simple: el Código Tributario no los regula. Por ello proponemos la debida regulación y formalización de la tributación de aplicativos móviles, específicamente de los servicios de transporte mediado por plataformas digitales, que facilita y contribuye con la relación directa y oportuna que requiera el usuario, es decir, en el momento y lugar preciso que solicitara y adquirirá el servicio.

Pero la problemática no solo abarca la falta de regulación y formalización concreta y precisa para estos servicios, sino que también será complicado que los propietarios de estas plataformas quieran incorporarse al pago de tributos por cuenta propia. Nace así un segundo propósito de esta propuesta: incentivar a los dueños de estos aplicativos a que no incurran en algún tipo de evasión tributaria mediante descuentos, exoneraciones parciales y determinadas a corto plazo.

La temática estudiada se vislumbra desde tres perspectivas: tributo, bits e incentivación. El Derecho Tributario ha variado en los últimos tiempos como resultado de la renovación del propio concepto de Estado y su normatividad. A manera general diremos que la instauración de una obligación tributaria se da frente a un sujeto pasivo que se encuentra obligado a cumplir con la prestación tributaria a favor del acreedor tributario. El artículo 74° de nuestra Constitución señala: “Los tributos se crean, modifican o derogan, o se establece una exoneración, exclusivamente por ley o decreto legislativo en caso de delegación de facultades…” recogiéndose y acogiéndonos al principio de legalidad. En concordancia, el Código Tributario contiene referencias en cuanto al tributo en su aceptación de norma. La norma II de su título preliminar advierte que el código rige relaciones jurídicas originadas por los tributos (Cueva, abril 2019).

Desde un enfoque dinámico, el tributo puede definirse como un fenómeno normativo que describe un hecho gravable (elemento descriptor) ante cuya ocurrencia prescribe que se genera una obligación con prestación de dar suma de dinero (o su equivalente) con carácter definitivo (elemento descriptor). En esencia, entonces, el tributo es una herramienta que permite al Estado crear ingresos de los particulares para cubrir el gasto público (finalidad fiscal) (Cucci, 2010).

En cuanto a los aplicativos móviles, deberían estar sujetos a impuestos a favor del Estado, pues el objetivo es lograr una contraprestación directa a favor del contribuyente a través del servicio de transporte brindado por el conductor del taxi que trabaja para plataforma digital de una determinada empresa y el usuario que solicita el servicio. En la última década, tecnologías emergentes de alto impacto surgieron y están promoviendo un cambio en la sociedad, siendo aprovechadas para mejorar la eficiencia de sus procesos internos y la provisión de servicios a los ciudadanos y para impulsar el desempeño fiscal, pues pueden contribuir a incrementar la recaudación tributaria, mejorar la eficiencia del gasto público y aumentar la transparencia fiscal.

Consideramos que la tecnología permite una mayor efectividad en la administración fiscal, con nuevos desafíos para la ejecución de sus tareas reglamentarias. Por ejemplo, el comercio de servicios en Internet, que presenta retos de incentivo, formalización y regulación tributaria y genera la necesidad de actualizar nuestra normatividad tributaria.

En el contexto actual de la administración fiscal y sus desafíos, una tecnología con importante potencialidad es la de bits (big data/data analytics), que se encuentra en buen nivel de avance y tiene un uso intenso y espacio para progresar aún más. El área tributaria es pionera en el uso de estas tecnologías y es probablemente donde los proyectos de bits están más desarrollados.

Por lo tanto, la economía digital o economía compartida debe ser tributada, sin ser asfixiada. En este sentido, la administración tributaria tiene el desafío de ensayar estrategias y acuerdos con las “empresas de aplicativos” para la provisión de información consolidada en base a algún esquema porcentual de los ingresos totales. Por ejemplo, para servicios de transporte mediados por plataformas digitales empezaremos con un control primario que llega de datos provistos por la empresa, complementado por verificaciones estadísticas de la administración tributaria.

La interrelación de los aplicativos y el taxista generará un IGV que será el impuesto indirecto al consumidor: método de sustracción sobre la base financiera (servicio brindado y el impuesto aplicado al usuario). Gracias a este el fisco obtendrá un tributo de acuerdo con la suma equivalente de lo que generó al realizar el servicio de transporte mediado por plataforma digital.

En general las aplicaciones digitales generan buenos resultados, solucionando virtualmente problemas del mundo real, por lo que se prevé que la administración fiscal siga en la línea de la aplicación de nuevas tecnologías digitales en el gobierno y la sociedad.

*Este post es una colaboración de Luz Mayte Fernández Ruiz y Karina Rebeca Ramos Ruiz estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Privada del Norte.

Conoce más sobre derecho tributario y otros temas jurídicos ingresando a nuestra plataforma de blogs.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas (2 valoraciones, promedio: 3,00 de 3)
Cargando…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *